23 de junio de 2017

Mi primer quilt o algo parecido y despedida

Me encantan los quilts y desde que empecé a hacer cositas con patchwork, quise intentar hacer uno. Sigo a muchos blogs que hacen maravillas, y lo hacen parecer tan fácil que una se ilusiona. 

Sin embargo, mi primer intento salió tan horrible que lo tengo encerrado en un cajón y nunca más verá la luz del sol...

Un día, recordé que había visto esta entrada en el blog de Puri, Tres P craft blog . Se trataba de un miniquilt y pensé que si lo intentaba con algo pequeñito quizás tuviera más éxito. 

Rebusqué entre mis cosas hasta encontrar el único mini charm pack que me había comprado en un arrebato y que nunca había usado hasta ahora y, con el blog de Puri abierto como referencia, me puse manos a la obra. 


Me divertí mucho haciéndolo pero, aunque descosí varias veces (y eso a mí me cuesta mucho) algunas de las costuras no quedaron del todo bien ...
Pero si lo veis de lejos y con cariño, ¿a que es bonito? Je, je.

Aprovecho también esta entrada para despedirme, esta vez no solo por verano sino por una larga temporada. Así que no os preocupéis si no me veis por aquí no doy señales de vida.
¡Pasadlo muy bien y disfrutad mucho tanto si tenéis vacaciones como si no! 

16 de junio de 2017

Como perros y gatos

Todavía no sé que haré con esta labor, pero cuando los vi fue amor a primera vista y tuve que ponerme a hacerlos.

En el tutorial original, que podéis encontrar aquí, podéis encontrar las plantillas y una explicación para hacer un "mug rug" que no sé exactamente que es. Sinceramente, tampoco me molesté en averiguar porque quería ponerme con los animalitos.

Así que me puse a rebuscar entre mis telas y aquí están!


9 de junio de 2017

Pan de molde integral

Desde hace un tiempo me he enganchado a ver recetas de cocina en You Tube. Puedo pasarme horas como hipnotizada viendo receta tras receta

Y, de vez en cuando, me animo a intentar hacer alguna como este pan de molde

Pinché en la receta más que nada por curiosidad. Pero tenía todos los ingredientes en casa, además de mi nueva amasadora (que es pequeñita pero matona) y me dije: ¡esta sí!

La verdad es que desde que me decidí a hacer el pan hasta que realmente tuve tiempo pasaron muchos días. Pero hoy por fin os puedo enseñar orgullosa mi primer pan de molde casero!


Bonito por fuera, ¿verdad? Pues por dentro era mucho mejor, esponjoso y tierno! Además, la casa estuvo oliendo a pan recién hecho durante horas.


La receta que seguí al pie de la letra para hacer este pan la podéis ver aquí

2 de junio de 2017

Tote bag

Siempre me han gustado mucho esas bolsas que llaman "tote bag", así que aprovechando alguno de los bloques de retales reciclados que había hecho, me puse a intentar hacer la mía.

Fui improvisando a medida que iba cosiendo y al final me he encontrado con que salió más grande de lo que esperaba pero, de todas maneras, ¡creo que no quedó nada mal!


Cuando ya tenía cosido lo que iba a ser la parte exterior me di cuenta de que iba a quedar enormemente honda. Así que en el interior añadí unos bolsillos por si hay que meter algo pequeño, no acabe perdido en el fondo de la bolsa.
Uno lo puse con cremallera para que fuera más seguro y también añadí una pequeña etiqueta de piel para adornar. El otro es un bolsillo básico al que cosí una cinta, también para adorno, y tiene un snap para cerrarlo.


Es tan grande que si lo cuelgo de una silla, toca el suelo, je je. ¡La de cosas que se pueden meter ahí dentro!

19 de mayo de 2017

Funda de tela

En la entrada anterior, os hablaba de cómo he estado reciclando trocitos de tela.

En la caja donde los tenía guardados había pedazos un poco más grandes, e incluso algunos pedazos de guata. Así que uniendo por aquí y cosiendo por allá, me entretuve haciendo esta funda.

No sé aún qué guardará pero creo que no ha quedado de todo mal.



12 de mayo de 2017

Reciclando telas

Una par de veces al año me da por intentar poner orden en mi desorden: reorganizar las telas, los hilos, los botones, las cremalleras, etc.
Luego me lo paso pipa porque encuentro cosas que había perdido en mi último intento de organización al cambiarlas de sitio.
Así fue como me "reencontré" con un montón de trocitos de tela que había ido guardando con el paso del tiempo y me había olvidado que tenía.

Algunas de esas telas estaban ya cortadas y preparadas como hexágonos y se me ocurrió unirlos formando una línea y coserlos como adorno para hacer este neceser tipo valissette.



El resto de telas eran trozos variados y de diferentes tamaños, colores y texturas. Me acordé de que hace tiempo había leído una entrada donde explicaba como ir uniéndolos y formar un bloque de tela más grande.

Me puse a probar y es adictivo! Tengo ya un buen montón y he reducido casi del todo los trocitos que guardaba. Además, ya tengo una idea de qué voy a hacer con ellos, o al menos con algunos. Ya os contaré en breve!!

5 de mayo de 2017

Cuadro de punto de cruz. Nuevo proyecto

Tengo una labor de punto de cruz guardada que no toco desde la última vez que os la enseñe aquí.
Normalmente, no me permito empezar un proyecto nuevo si no he acabado o estoy a punto de acabar el anterior. Pero, por una vez, me he saltado mis propias normas.

Algo que me está alejando del punto de cruz es la facilidad con la que últimamente que equivoco al trasladar el bordado del esquema a la tela. No soy de las que deshace, sino de las que siguen adelante e intenta salvarlo de alguna otra forma. A veces, sale bien, pero otras no.

Pero, ¿y si el esquema está impreso directamente en la tela?
Encontré un tipo de kit que tiene precisamente esta característica y me lancé a comprar uno de ellos para probar. Elegí este modelo:


Y esto fue lo que llegó. Lo que veis al fondo es la tela con el esquema impreso. Además, también incluía los hilos, unas agujas y un esquema en papel. Espero no equivocarme ahora!



Cuando se acaba, en teoría, lavando la tela se irá lo que está impreso fácilmente y estará listo.
Lo acabo de empezar así que no sé como quedará.
Estoy muy contenta porque ya tengo un nuevo proyecto para los ratos libres.
Ya os comentaré como queda cuando lo acabe!!

28 de abril de 2017

Muffins de calabaza

Más que muffins a mí me han salido unas modestas magdalenas. Pero, aunque su aspecto no es muy llamativo, las condenadas estaban muy buenas y por eso no quiero dejar de compartir con vosotros la receta.

La receta original está basada en estos Muffins de calabaza y chocolate de Quiero Cupcakes. 

En realidad, no hice ningún cambio en cuanto a los ingredientes sino que adapte las cantidades a un poco de calabaza cocida y congelada que tenía en casa. Me dio justo para estas doce:


He descubierto que la combinación de calabaza con especias como la canela, la nuez moscada y el jengibre está riquísima y creo que no va a pasar mucho tiempo antes de que vuelva a intentarlo. 
Las de arriba no pasaron del día y apenas me dio tiempo a hacerles foto mientras enfriaban en la rejilla!

21 de abril de 2017

Alfiletero

Las cosas no siempre salen como uno querría.
Si hablamos de patchwork, a mí nunca me salen como quiero.
Este es un intento fallido de hacer un bloque tipo molinillo:


Corté, cosí, medí, corregí, intentando hacerlo bien, pero no quedó como debería.
¿Descoser? ¿Yo? ¡Nunca!
Pues si no queda bien como bloque, quizás quede bien como alfiletero.


Nunca se tienen suficientes alfileres y hay que colocarlos en algún sitio ¿no?
Un botón bonito tapando la unión de costuras poco afortunada y ¡no ha quedado nada mal!

7 de abril de 2017

Hipopótamo en tela

Así, de repente y sin venir a cuento, un día me entraron unas ganas tremendas de hacer un hipopótamo.
Sí, un hipopótamo y además en tela.

Hasta yo misma me sorprendí de ese antojo costuril, pero ya que tenía un proyecto en mente, me puse a buscar un patrón por internet. Al final, encontré el hipopótamo que me gustaba en este libro:
Sew Cute to Cuddle: 12 easy soft toy and stuffed animal sewing patterns de Mariska Vos-Bolman.

Y aquí está mi hipopótama rosa. Seguí el patrón, todo al pie de la letra que fui capaz, y salió enorme!!


Es tan voluminosa que no fui capaz de sacarla bien en una sola foto. Así que os la enseño por partes. Aquí un detalle de la cabeza. Usé fieltro para los ojos y los agujeros de la nariz. 


De perfil, pero por el otro lado...


Y, por último, por detrás. Por si no lo habéis notado, dejadme que os diga, que la chica tiene un gran culo!! Redondeado y prieto, ja ja. Eso sí, acabó con todas mis existencias de relleno para poder dejarla así que fime.

31 de marzo de 2017

Neceser desplegable

Hace unos meses, Sylvia de Chita Lou, publicó este tutorial para hacer un neceser desplegable. Me pareció muy interesante y me lo guardé a la espera de tener tiempo y ganas para poder hacerlo.

Y, por fin, hace poco, pude ponerme a ello.
Aquí, mi versión plegada, con unos simpáticos conejitos de adorno (para esconder allá donde la máquina de coser no pasó por donde debería y luego tuve que rematar a mano)


Y aquí el neceser abierto.
Tiene dos bolsillos con mucha capacidad, gracias a unos pliegues en la tela en los lados. Todavía no le he encontrado uso, pero me pareció un buen proyecto para pasar el tiempo y hacer algo útil.




24 de marzo de 2017

Galletas de avena fáciles

Conocí estas galletas a través de una amiga. Tiene un bebé que está a punto de empezar a comer y está probando recetas que le pueda dar. Según ella, estas galletas son buenísimas.

La verdad es que al principio no me llamaron la atención y no le hice mucho caso porque ¿cómo pueden estar buenas unas galletas sin azúcar, sin harina, sin huevo, sin mantequilla...?

Pero, para mi grata sorpresa, no están nada mal y además son saludables porque no tienen nada de lo que os acabo de comentar.

¿Entonces que llevan las galletas? Pues fruta y copos de avena. Todo lo demás que le quieras añadir son extras para hacerlas a tu gusto.

Yo le puse: plátano, un trozo de manzana, copos de avena, uvas pasas, esencia de vainilla y canela.

Básicamente hay que machacar la fruta (como mis plátanos no estaban muy maduros usé la batidora), añadir vainilla y canela al gusto, y agregar copos de avena hasta que se forme una masa.  Al final puse uvas pasas para que le dieran más dulzor a la mezcla.

En una bandeja de horno, cubierta con papel vegetal, fui poniendo bolitas de masa y luego les fui dando forma (con los dedos o usando algún molde). No las dejé muy aplastadas porque me gustan las galletas más gruesas y por eso no salieron muy crujientes.

Poner en horno precalentado a 180 grados, durante 15 - 20 minutos.
Por lo que he leído, también se pueden hacer al microondas en aproximadamente 2 minutos, pero reconozco que no he probado esta forma todavía.

 
Y ya que iba a encender el horno, pues hice unas cuantas...
He probado a congelar unas pocas para ver como quedan por que probé a dejarlas en un bote, pero no me gustó demasiado como quedaron de un día para otro.


10 de marzo de 2017

Cojín Quilt as you go

Hay un técnica de patchwork que se llama "quilt as you go". Yo no la conocía hasta que vi esta entrada de Nairam KittyLuego encontré más información, pero aquel día fue un descubrimiento para mí. 

En cuanto pude rebusqué en mi caja de trocitos de tela y me puse a intentarlo. La verdad es que me costó más de lo que esperaba, pero al final conseguí crear un trozo de tela con mis retales. 

No sabía que hacer con el resultado así que lo di a mi hermana. A los pocos días, me sorprendió con esto: 


¡Había hecho un cojín! Lo tiene en sillón que está en su cuarto y lo usa para apoyar el libro cuando está leyendo, porque es bastante pequeñito.

La verdad es que la ha quedado muy bonito. La próxima vez que quiera volver a intentarlo ya sé a quien entregarle el resultado!

3 de marzo de 2017

Imanes para nevera

Mi hermana se compró hace poco una nevera nueva.

Reconozco que cuando vi tanta superficie blanca, lisa e impoluta me emocioné. ¡Le hacía falta unos imanes hechos por mí de forma inmediata!

Lo que ocurre es que a mi hermana le pasó lo mismo y enseguida empezó a llenarla de imanes que ella tenía guardados, de fotos, etc, pero me dejó unos centímetros y le hice estas ovejitas de fieltro.



Es un modelo que ya he repetido antes en otras ocasiones pero me gustan mucho y me pareció que quedan muy bien como imán. Además son muy fáciles de hacer.

24 de febrero de 2017

Muñeco para bebé

Hace un tiempo, os enseñé un muñequito para bebé que había hecho para una pareja amiga que iban a ser papás. Lo hice con mucho cariño, pero no sabía si al futuro bebé le gustaría no o no.

Pasado ya el tiempo, os puedo confirmar que le gustó mucho. Pero, con tanto meneo que le está dando, al pobre muñeco le falta poco para perder la cabeza. Menos mal que la cosí muy bien y no creo que se despegue, pero actualmente le cuelga de una forma poco natural...

Cuando les propuse a los papás hacer un segundo muñeco, les pareció una buena idea, así que lo repetí igual pero en diferente color.


En esta ocasión, intenté reforzar la zona del cuello metiendo el relleno más apretado para que sujete mejor la cabeza. A ver si resiste!!

17 de febrero de 2017

Bica

Mi hermana tiene una amiga que sabe cocinar de maravilla y, de vez en cuando, logra sonsacarle alguna receta interesante que no dudamos en probar en casa, como pasó en esta ocasión.

Por aquí, la bica se puede comprar fácilmente en muchos sitios y nunca la habíamos hecho en casa. Aunque con el paso de los años es un dulce que he dejado de lado porque no es precisamente muy ligero, en esta ocasión me apeteció probar la receta y darle una alegría al cuerpo.

Seguí la receta al pie de la letra y tuve que buscar el molde más grande que tenía: uno cuadrado de 28 cm de lado para poder  meter toda la masa. Y este fue el resultado: el bizcocho más grande que jamás he hecho...


Aunque le hincamos el diente en cuanto enfrió, obviamente no pudimos comerla toda, así que la congelamos en varios trozos. Os dejo la receta:

Ingredientes:
  • 400 gramos de harina
  • 400 gramos de azúcar
  • 4 huevos
  • 250 ml de nata líquida (de la de montar)
  • 250 gramos de mantequilla
  • 1 sobre de levadura Royal 
  • Opcional para adornar: semillas, nueces, almendra laminada, etc.

Derretir la mantequilla y dejar enfriar.
Añadirle el azúcar y los huevos y batir muy bien durante varios minutos.
Añadir la nata de montar (pero sin montar), la harina y el Royal y seguir batiendo.
Echar la masa en un molde previamente engrasado (o cubierto por papel de cocina) y espolvorear por encima con azúcar toda la superficie (eso le dará la capa crujiente).
Meterlo en horno precalentado a 175 ºC aproximadamente hasta que esté cocido. Dependiendo del horno del molde puede tardar más o menos.
En mi caso, como el molde era grande la masa no quedó muy alta y tardó aproximadamente unos 40 minutos. 

¿Os apetece un trocito?


3 de febrero de 2017

Botitas de bebé

Ahora que tengo un bebé cerca y sus papás me dejan (o al menos no me lo han prohibido todavía) hacerle cositas, quise probar a coserle algo que pudiera vestir.
Hay un montón de posibilidades y tienen la ventaja de que al ser de tamaño reducido son más manejables cuando tienes poca idea.
Yo me decidí por hacerle unas botitas.


Elegí la tela exterior por ser una de las más gruesas que tenía, y como el color no era el más alegre combiné con un interior rosa fuerte.


Coser las partes de abajo fue todo un reto, aunque no sé si fue más difícil eso o intentar sacarle una foto con las botas puestas a la niña porque empezó a patalear a toda velocidad y no paró hasta que guardé el móvil.
En fin, os dejo una foto donde quedó inmortalizado que las usó una vez. Al parecer tiene el pie grande y ya le quedaban bastantes justas ese día...


27 de enero de 2017

Monedero con boquilla

La mayor parte de las labores que hago no tienen un destino en concreto. Simplemente voy haciéndolas para tener las manos y la mente ocupadas en algo que me gusta y me distrae, en vez de estar pensando en cosas nada positivas.

Sin embargo, esta labor la hice para mí. El monedero que tengo ya está bastante usado y dentro de poco habrá que sustituirlo.

Me encantan este tipo de monederos con boquilla pero los últimos que hice no me parecían demasiado cómodos porque no podía meter la mano y acceder a las monedas.

Antes de ponerme a hacer este, leí un montón de tutoriales muy bien explicados, pero a mí no me salía.
No os voy a poner el resultado del primer intento, ni tampoco del segundo porque ahora mismo van camino del basurero municipal (sí, tal mal salieron) y os muestro directamente el tercero, que, aunque no es exactamente como yo quería, es bastante mejor que los otros.


Por lo menos, este modelo tiene un poco más de capacidad para las monedas y creo que será más fácil poder cogerlas.
Aun me quedan un par de boquillas sin usar, pero dejaré pasar un tiempo antes de volver a intentarlo.

20 de enero de 2017

Organizador de lápices, nuevo intento

Os comentaba la semana pasada, que he comprado un montón de lápices y rotuladores para mis libros de colorear y que necesitaba organizarlos de alguna manera.

Mis dos primeros intentos fueron útiles pero poco prácticos. Así que lo intenté por tercera vez esperando ya que fuese la última.

Esta es otra idea que encontré en Pinterest, solo venía la foto, no el tutorial pero pensé que podía hacer a mi manera algo similar.

Quería hacer algo parecido a un maletín donde los lápices quedaran ordenados y al abrirlo, pudiera tener fácil acceso a los ellos para ir pintando. Reconozco que estoy muy contenta con el resultado, pero como es el primer intento, tiene algunos fallos que debería corregir.

Así queda cerrado (la cosa gris que se ve arriba se supone que es un asa para trasportarlo)


Y así es abierto. La tapa y la solapa se pueden meter por detrás de forma que quede más recogido y así también puedes ir usando los lápices sin dejar de tener todo ordenado.


Tiene tres bolsillos para meter los lápices divididos en varios compartimentos. Se pueden guardar muchos y el estuche no es muy ancho (unos 28 cm aproximadamente) así que es manejable


Reconozco que esto fue por casualidad, pero al coser la solapa de abajo me di cuenta que la había hecho muy grande, así que, con un poco de velcro, hice un pequeño bolsillo para llevar, por ejemplo, el sacapuntas. 


Me he emocionado tanto con este modelo, que parece que lo estoy vendiendo. Sin embargo, a pesar de todo lo que me gusta no lo estoy usando.
Creo que usé una entretela demasiado suave y con el peso de los lápices se dobla sobre sí mismo y también le afecta a los bolsillos porque al meter los lápices se me arruga constantemente. (Acepto sugerencias si sabéis de algún material que vendría bien en este caso)

Pero definitivamente esta es la mejor opción que he encontrado. De momento, me han podido las ganas de pintar y lo he dejado aparcado. Si os digo la verdad, ahora estoy usando como lapicero ¡una lata de piña! y me va muy bien. En fin...

Por cierto, aunque me lo habéis comentado, no creo que os enseñe los dibujos que pinto porque no son nada artísticos. De verdad, hay niños de 5 años con más acierto que yo a la hora de combinar colores. Pero, si queréis, os enseño el montón de libros de colorear que he comprado por si os entra el gusanillo de colorear a vosotras también.

13 de enero de 2017

Año nuevo, nueva afición

Aunque no ha sido exactamente con el cambio de año, hace poco que he empezado con una nueva afición: los libros de colorear para adultos. Una vez que encuentras el formato de libro que más te gusta, es muy entretenido y relajante.

Del poco tiempo libre que tengo, casi cada día le dedico un ratito así que me temo que hay muchas posibilidades que este año publique menos, pero todavía me quedan algunas labores que mostraros así que durante un tiempo más todavía seguiré presente.

Con los libros, tuve que comprar también material para colorear y ahora, disputándose el espacio con las telas, las lanas, las agujas, los hilos y todo lo demás, tengo un montón de lápices de colores, rotuladores y bolis de gel (pero un montón muy grande)

Así que antes de empezar a pintar, tuve que buscar algo para almacenar a mis nuevos compañeros.

Empecé con un estuche clásico, lo había hecho ya antes aquí, pero esta vez lo hice más grande.


Para guardar los lápices está muy bien pero es poco práctico para usarlos mientras pintas a menos que los saques del estuche y los extiendas por la mesa. Así que no me valía. Ahora lo uso para guardar los bolis de gel porque no pinto mucho con ellos.

Fui a buscar inspiración a Pinterest y acabé con dos finalistas. Hoy solo os enseño el primero de esos dos.
Se trata de un organizador de lápices enrollable, muy similar al que hice aquí para las agujas de ganchillo, pero con mucha más capacidad.

Escogí una tela muy simpática que llevaba un tiempo conmigo y la usé para todo, tanto el interior como el exterior.


Tiene también una solapa para que los lápices no se caigan cuando se enrolla.


Tiene dos filas para guardar los lápices y mucha capacidad. Sin embargo, ya os adelanto que esta historia no tiene final feliz. 


¿Por qué? Porque tampoco es muy cómodo usarlo. Los bolsillos separadores son demasiado grandes y los lápices se mueve y se caen cuando intentas enrollarlo y como es tan largo, cuando está enrollado es enorme y poco práctico. 


De momento, lo tengo guardado porque se puede intentar arreglar o hacer uno nuevo teniendo en cuenta los errores del primero, pero como os decía antes, tenía otro candidato en mente y seguí cosiendo.
¡Os lo enseño la semana que viene!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...