26 de febrero de 2016

Alfombra de trapillo III

Últimamente paso mucho tiempo delante del ordenador en mi escritorio. Ahora que ya no estamos en verano, el frío del suelo se me cuela hasta los pies y eso ayuda a que luego esté siempre acatarrada.
Pensé en comprarme una pequeña alfombra para poner en esa zona pero me acordé que el fondo de mi baúl, que es donde guardo parte de mis materiales, había tres madejas de trapillo desde hacía años.

En una entrada anterior, hablé sobre este material y recopilé una serie de consejos para hacer la alfombra. Hacía tanto tiempo que no hacía nada con él, que tuve que ir a leer la entrada para acordarme como tejerla.


Aquí os presento a mi alfombra, aunque para que os hagáis una idea tiene las medidas de un felpudo grande.
Cuando compré las madejas, no sabía en qué las iba a usar y compré colores que me gustaban.
Me ha salido una alfombra del tamaño perfecto para lo que yo necesitaba. Los colores son bonitos y brillantes, mucho más de lo que se aprecia en la foto.  Eso sí, no combina con nada de lo que hay la habitación... pero ahí se va a quedar!!

19 de febrero de 2016

Llaveros

Una compañera de trabajo me dijo si podía hacerle un llavero de fieltro. Se ha comprado un coche nuevo y no quería hacerle arañazos con el llavero de metal que le habían regalado en el concesionario.
Como le hacía falta ya, rebusqué entre los animalitos de fieltro que he hecho y todavía conservo y apareció esta ovejita.

Le gustó mucho, pero, claro, la ovejita es de color blanco y seguramente no durará así mucho tiempo.
Así que, en un día libre que tuve gracias un gripazo de campeonato, me puse a hacer otro para que pueda tener un sustituto.

Pensé en cambiar de material y usar unas láminas de gomaeva que tengo desde hace tiempo. Además de usar un color más oscuro parecía que podía ser un poco más "impermeable".
Le hice un buhíto. También le gustó mucho. Yo solo espero que le dure mucho, aunque si va perdiendo partes supongo que un poco de pegamento lo puede solucionar!!


14 de febrero de 2016

Leyendo

Últimamente no os cuento nada sobre libros. No es que haya dejado de leer pero me he vuelto perezosa a la hora de publicar sobre este tema. 
Así que hoy hago una mini entrada con la última serie de libros que acabo de terminar: "La reina del cementerio" de Amanda Stevens.  
Me la leí casi de un tirón para saber cómo terminaba la historia y aunque no es una de mis preferidas reconozco que se deja leer y disfrutar. 
Si os gusta la "novela romántica" seguro que os suena porque hace unos años tuvo bastante publicidad. 
Realmente no me pareció una novela demasiado romántica, más bien tiene toques de novela de terror (hay fantasmas) y misterio (hay asesinatos), así que es bastante completita. 

Aquí os dejo los títulos de la trilogía por orden:




Aquí para más información sobre la serie.

5 de febrero de 2016

Gorro de lana en ganchillo

Me apetecía hacer algo con lana y como estamos en invierno pensé que me vendría bien un gorro nuevo.

Como no tenía mucha idea, empecé buscando tutoriales por internet, pero ninguno me convencía del todo, así que hice un remix con varias ideas tomadas de todos ellos.
La verdad es que me daba un poco de reparo compartir con vosotros esta entrada. Primero porque fui haciendo las fotos con el móvil a medida que iba tejiendo y son bastante malas y, por otro lado, no puedo ofrecer medidas concretas.
Sin embargo, al final me he decido a publicarlo porque esta una forma es muy fácil de hacer un gorro. Solo necesitas tener cerca la cabeza donde irá e ir probando a medida que vas tejiendo.

El primer intento fue un completo fracaso. Usé lana que tenía en casa, pero era demasiado fina (para agujas del 3) y más que un gorro de invierno me salió como un gorro de piscina de lo mucho que se pegaba a la cabeza. Duró lo justo para hacerle una foto y luego deshacerlo.


Con la lección aprendida, pude empezar mi segundo gorro con un poco más de idea.
Me compré otra madeja de lana pero para agujas del 5-5,5. Quería que me quedase un punto esponjoso para evitar que me quedase tan pegado como el otro, así que usé agujas de ganchillo del 6 y del 7.

Con la aguja más pequeña empecé a tejer la banda. De todas las opciones que encontré ésta fue la que consideré más práctica: consiste en tejer unas cadenetas hasta conseguir el grosor que se desee para esa zona.
Yo hice 10 y empecé a hacer puntos bajos en la segunda cadeneta, de forma que al final, me quedaron 9 puntos.
Seguí tejiendo puntos bajos, pero en vez de meter la aguja por en punto anterior completo (cogiendo los dos hilos) solo solo cogiendo el hilo de delante. Así se consigue ese dibujo que se aprecia en la foto.


¿Cuánto debe medir? La banda debe rodear la cabeza sin que quede muy apretada pero tampoco muy floja. En mi caso, fueron aproximadamente unos 50 cm, pero depende de quién vaya a usar el gorro.

Una vez que la tengamos, solo es necesario unir los dos bordes con punto deslizado para conseguir la banda de nuestro gorro.


Lo siguiente es empezar a hacer el "cuerpo" del gorro. Había auténticas maravillas con puntos preciosos. Pero para mí eran muy complicados así que elegí puntos muy sencillos: punto medio alto y punto alto cruzado. 
Este último punto me pareció más complicado de lo que realmente es y la verdad es que da un toque muy bonito al gorro. Si no lo sabéis hacer, como me pasaba a mí, en este vídeo, lo explican muy bien. 

Para mi gorro, hice una combinación de dos vueltas a punto medio alto y una con punto alto cruzado.

Para empezar, cambiamos la aguja por una más gruesa y empezamos haciendo puntos medios altos por el borde de la banda.


Seguimos tejiendo hasta conseguir la medida que queramos. Dependiendo del tipo de gorro que queramos hacer podemos seguir todo recto o hacer disminuciones para que quede más redondito.
Yo opté por esta última opción.


Fui probándome el gorro y cuando la parte tejida cubrió la parte más ancha la frente, empecé a disminuir poco a poco.
A medida que iba cubriendo el resto, empecé a hacer disminuciones más frecuentes hasta que la parte tejida fue suficiente para cubrir toda la cabeza.


El último paso es cerrar el gorro. Para eso, con una aguja lanera, pasar un hilo entre los puntos y apretar hasta que quede fruncido. Reforzar el cierre con un par de puntos y rematar los hilos. Listo!!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...