6 de marzo de 2015

Finales felices

Después de muchos años como lectora se puede decir que he adquirido algunas manías. Una de ellas es que me gustan los finales felices y si no puede ser feliz, porque no todo siempre va a acabar bien en esta vida, al menos que sea un buen final.
Esto ha hecho que con el paso de tiempo mi tendencia lectora se decante hacia ciertos géneros. Por un lado novela romántica, donde siempre encontraré finales felices en los que triunfa el amor y la novela policíaca, de suspense  o similar, donde no siempre todo acaba felizmente pero siempre habrá un final donde se resuelve el caso.
Lo que no soporto son los malos finales: finales demasiado abiertos, donde quedan muchos cabos sueltos por resolver, finales abruptos donde en un par de páginas se resuelve todo casi sin darte cuenta, finales extraños que no se entiende de donde salen…

Otra de mis manías es evitar todo lo que pueda los “novelones”. Para mí un novelón es una novela con muchas páginas donde se cuenta las aventuras y sobre todo las desventuras de uno o varios protagonistas a lo largo de los años. Por ejemplo, Los pilares de la tierra es un novelón, El pájaro espino es otro, La catedral de mar… Seguro que con estos títulos entendéis lo que quiero decir.

Bien ¿y qué pasa cuando juntamos un novelón y un mal final? Pues que yo me pillo unos cabreos tremendos. Y me gustaría saber si soy la única loca que se lo toma tan mal. Porque a ver, te pasas más de 500 páginas, sufriendo con los personajes, llorando con los personajes, esperando que los pobres se recuperen y salgan adelante, y al final… y al final… ¡nada! ¡Te quedas peor de lo que estabas! ¿¿Veis cómo me pongo solo con pensarlo!! Obviamente todo esto es muy personal y lo que a mí puede parecerme inacabado o que podría ser de otra manera a otros podría parecerle perfecto. Pero, ante la duda, prefiero evitar este tipo de novelas. 

Todo esto me vino a la cabeza mientras leía el libro que os mostraré a continuación. Es uno de estos novelones que os comentaba antes y que empecé sin saber lo que leía porque de saberlo no lo hubiera ni empezado. En este en concreto la protagonista indiscutible es Selene, quien a lo largo de las páginas de esta novela va en busca su destino. 
Por supuesto no os voy a decir nada del final eso tendréis que averiguarlo vosotros mismos si os gusta. Solo os digo que, de momento, voy a darle una oportunidad a otro libro de esta autora titulado La adivina, donde continúa la historia de uno de los personajes secundarios de este libro. Os dejo la reseña.

Barbara Wood: El fuego de la vida
Selene creció en Antioquia, una ciudad pujante, microcosmos del vasto Imperio romano, bajo la amorosa protección de Mera, la mujer que la inició en los secretos de la sanación. Pero Mera no pudo revelarle el enigma de su nacimiento ni protegerla de los designios del amor, cuya búsqueda emprenderá Selene en un largo viaje a través de los grandes centros de la civilización.

11 comentarios :

  1. Hola me encanta leer y como no los finales felices ,pero no siempre es asi
    besos mil

    ResponderEliminar
  2. Hola me encanta leer y como no los finales felices ,pero no siempre es asi
    besos mil

    ResponderEliminar
  3. Sin embargo a nosotras si nos gustan mucho esas sagas familiares larguísimas en el tiempo, o los novelones, como tu los llamas, jajajaja. Pero por supuesto, también nos encantan los finales felices y los buenos finales. El fuego de la vida, promete... No conocíamos a esa autora. Tomamos nota ahora mismo.

    Un beso enorme de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  4. Que Deus te dê um esplendoroso dia, com raios luminosos que te possam clarear os olhos para ver o quanto és importante. Deus Pai te fez assim: mulher importante e figura do próprio amor. Ele te moldou como uma rosa: forte e justa como os espinhos, linda e suave como as pétalas. (fonte:aqui)

    FELIZ DIA INTERNACIONAL DAS MULHERES!
    Um doce abraço, Marie.

    ResponderEliminar
  5. Tengo que decirte que tenemos los mismos gustos:) ya que leo me apetece que sea entretenida y que acabe bien, bastantes problemas tenemos en el día a día... El libro que dices no lo he leído así que no puedo decirte :)
    Besos, Ángela

    ResponderEliminar
  6. Hemos leído algo de ella,pero hace tiempo y no recordamos qué exactamente!
    Se nota que el,final no ha sido demasiado de tu agrado!
    Nos dejas sobre ascuas!
    Disfruta del finde y besos de las dos

    ResponderEliminar
  7. Pienso como tú!!! Me encanta leer y cuando leo no quiero finales tristes o abiertos. Para mi un libro es una manera de vivir aventuras y entrar en otras historias; sinceramente para ver desgracias o finales tristes veo el telediario. Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  8. Me pasa lo mismo que a ti. Me gusta que los libros tengan un final, eso de que se queden abiertos, no me gusta nada. Besitos

    ResponderEliminar
  9. Pues a mi me encantan los novelones, la catedral del mar, los pilares de la tierra me gustaron mucho. También prefiero los finales felices pero en ocasiones no son posibles, lo que si no me gusta son los finales abiertos o los que te dejan pensando o descolocada, me cabreo bastante.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. hola cariño, entiendo lo que dices, a mi la verdad es que no hay nada que me fastidie más que estar leyendo un muy buen libro y que cuando termine sea una caca de final, la verdad es que me cabrea bastante ajaaja Me da igual que sea feliz o triste solo pido que tenga sentido jejejej Una entrada muy buena. Un besazo cariño y muchas gracias por tu ayuda al compartir mi curso. Muakkkkkk

    ResponderEliminar
  11. Ay Acepe: dicen por ahí, que las personas se unen más por las cosas en común que tienen. Y creo que tienen razón. A mí me gustan las novelas de aventura, romance y un final merecido o feliz. Me inclino por las novelas románticas y de suspense, aunque también me han llamado la atención los libros de poemas. Un abrazo y a seguir leyendo. (Espero que me llegue un bonito extra para comprarme varios jajaja)
    Kty D.

    ResponderEliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...