30 de mayo de 2014

Camisas de once varas

Tanto ver las maravillas que salen de las manos de muchas de vosotras, que, de repente, me entraron unas ganas tremendas de intentarlo yo también. Pero por una vez mi sentido común me hizo recapacitar y pensar: "Niña, te vas a meter en camisa de once varas, no sería mejor que empezaras con algo más sencillo..." Y también, por una vez, y sin que sirva de precedente, tuve que darle la razón. Muy novata soy todavía con la costura como para hacer una camisa entera. Pero, como soy algo testaruda, no me quedé sin meterle mano a un par de camisas...
Esta, que ya tiene un par de añitos, tenía unos puños muy voluminosos. Por aquel entonces se llevaban así pero hoy por hoy eran más molestos que otra cosa, así que no la usaba. Puños fuera y ahora es una camisa con manga tres cuartos. Puede que tenga otra oportunidad...
Con esta otra tuve más trabajo, encontré esta foto, donde explicaba como transformar una camisa y me lancé a intentarlo. La prenda estaba ya en desuso y bastante gastada por los puños y el cuello, así que puede experimentar con ella sin remordimientos.
El experimento fue bien... al menos en su mayor parte... je, je. Al quitar las mangas, el agujero de los brazos quedó muy amplio así que intenté hacer un chanchullo para cerrarlo un poco. Y vaya si lo cerré, tanto que ahora me falta tela para cubrir mis partes delanteras.... En fin, ¡no todo iba a salir bien a la primera!

27 de mayo de 2014

Pequeños motivos a punto de cruz

Sigo sin tocar una labor de punto de cruz desde hace tiempo, pero cada vez lo estoy echando más de menos. Pero, no voy a empezar nada nuevo hasta que no finalice los trabajos que tengo pendientes y cogiendo polvo por ahí...
Mientras tanto, en ocasiones me entretengo viendo esquemas y gráficos para futuros trabajos, así he encontrado algunos pequeños motivos, o por lo menos muy sencillos, y he pensado que quizás os podía interesar. Como siempre, todos son encontrados a través de Internet.








24 de mayo de 2014

Kathy Reichs

Esta es mi última entrada sobre libros (al menos de esta temporada, ya veremos como se presentan las cosas después del verano) y he dejado esta serie de novelas para el final. Para mí fue toda una sorpresa descubrir que la serie de televisión Bones se basaba en ellas.
No soy seguidora de la serie, en realidad, por mis horarios es complicado que pueda seguir ninguna, pero he visto algunos capítulos sueltos cuando la reponen y no he podido evitar compararlas un poco.
Mi conclusión personal es que la protagonista sigue siendo antropóloga forense: cuando se encuentran huesos ella va a la escena del crimen e investiga, a veces más allá de lo que debería, lo que pone de los nervios a los compañeros policías. En cuanto al personaje, es donde he visto más diferencias. La Temperance Brennan de la novela, es una mujer divorciada, con una relación complicada con su ex marido, madre de una hija que empieza a volar sola, tiene un gato y más adelante un perro (unos bichitos encantadores, je, je) y es ex alcohólica. Trabaja entre Canadá y EEUU. Ah! Lo siento, no hay agente Booth.
La verdad es que empecé a leer intrigada por la serie de tv, pero me he encontrado con unas novelas de suspense bastante interesantes. Cierto que, a veces, para mi gusto, se pasa un poco en la explicaciones científicas y detalles forenses, pero si te pasa como a mí que no puedo con la intriga de saber quién es el asesino, siempre puedes pasar al párrafo siguiente y luego ya volverás a releerlo con calma.
Kathy Reichs: Serie Temperance Brennan
Libro 1: Testigos del silencio
La doctora Temperance Brennan acaba de llegar a Montreal para cubrir el puesto de directora del Departamento de Antropología forense de la provincia de Québec. Atrás ha dejado una situación matrimonial delicada y una época de trabajo nada fácil, por lo que Tempe acaricia la perspectiva de un relajante fin de semana. Antes, sin embargo, debe personarse en el lugar donde la policía acaba de encontrar un cadáver descuartizado y meticulosamente clasificado en bolsas de plástico. El singular proceder del asesino le resulta terriblemente familiar a la forense, y en seguida acude a su memoria el caso de la joven Chantale Trottier, de dieciséis años, que había llegado a la morgue desnuda, escrupulosamente descuartizada y  empaquetada en varias bolsas de basura tiempo atrás. Con la certeza de que un asesino anda suelto por la ciudad, Tempe ha de recurrir a sus habilidades como forense para probar que ambos casos están relacionados. Pero para lograr la detención del psicópata ha de convencer a sus colegas del Departamento  de Policía de que sus sospechas son ciertas, por lo que no la queda mas remedio que actuar con rapidez e incluso poner en peligro su vida y la de cuantos le rodean.
Libro 2: La huella del diablo
Durante un gélido invierno en Montreal, la antropóloga forense Temperance Brennan cava en el suelo helado buscando la tumba donde reposan los restos de la hermana Elisabeth Nicolet, muerta hace más de un siglo y hoy candidata a la santidad. Un ataúd pequeño y extraño, enterrado en una vieja iglesia quemada, encierra la primera pista del destino de la monja. Su investigación se ve interrumpida por el descubrimiento de varios cadáveres calcinados en un chalet destruido por las llamas, cuyo examen pondrá a prueba la experiencia profesional de Tempe. El detective de homicidios Andrew Ryan, con quien Tempe mantiene una relación tempestuosa, se une a ella para esclarecer las causas del misterioso incendio. Tempe y Andrew se sumergen en el mundo de una controvertida socióloga, una enigmática secta y una colonia de primates en una isla de Carolina del Sur. Tempe se siente abrumada por el caso, confundida por la creciente atracción hacia Ryan y preocupada por la búsqueda del despertar espiritual que ha iniciado su hermana. 
Con una detallada descripción del mundo de la medicina forense que sólo Kathy Reichs es capaz de aportar -desde la reconstrucción de un esqueleto hasta el análisis de una familia de insectos- La huella del diablo lleva al lector a un viaje fascinante, desde el depósito de cadáveres hasta el escenario del crimen, desde la calidez de una isla atlántica hasta el frío glacial de una tormenta de nieve. 
Libro 3: El beso de la muerte
Emily Anne Toussaint, una niña de nueve años, muere en una calle de Montreal como consecuencia de un tiroteo entre bandas rivales. Savannah Osprey, una adolescente de Carolina del Norte, desaparece de su casa y se encuentran partes de lo que tal vez sea su esqueleto a cientos de kilómetros de distancia. Estas muertes conmueven profundamente a la doctora Temperance Brennan, antropóloga forense que trabaja en Montreal y en Carolina del Norte. Como científica, Tempe debería mostrarse desapasionada y objetiva. Como persona preocupada por los demás, su máximo deseo es que los asesinos desaparezcan de las calles. Emily Anne murió durante una pelea entre bandas. La víctima de Carolina del Norte, Savannah Osprey, fue vista por última vez mientras viajaba con un motorista. Todo ello apunta a una misma dirección y la impulsa a iniciar un viaje inquietante por el mundo de las bandas de motoristas que actúan al margen de la ley. Por otro lado, el sobrino de Tempe, Kit, está fascinado con las motocicletas. ¿Pero es capaz de entender la diferencia entre los motoristas inofensivos y las bandas organizadas, o acaso está demasiado deslumbrado como para comprender que los motoristas proscritos son un grave problema para la sociedad?
***
Si os gusta la serie, os aviso no están todos los libros traducidos todavía y los que lo están no son exactamente el orden con que la autora los publicó (personalmente, esto no lo entiendo). Los siguientes de la lista son:
4- Informe Brennan
5- Grave Secrets (sin traducción al español)
6- Bare Bones (sin traducción al español)
7- Lunes de ceniza
8- Tras la huella de Cristo
9- Ningún hueso roto
Hasta aquí, en español. El resto los podéis ver en la web de la autora

20 de mayo de 2014

Monedero con boquilla (2º intento)

Como con el primero que hice no quedé muy contenta y  no me apetecía deshacerlo, conseguí una segunda boquilla y volví a intentarlo. Además, aproveché también el día para hacer una visita a la tienda de telas y reconozco que con esta violeta a lunares fue amor a primera vista!!
Con los errores que detecté en el primero que hice, creo que este me ha quedado mejor, o por lo menos es más manejable: no es tan hondo como el anterior y parece más fácil llegar a las moneditas. ¿Qué os parece?

16 de mayo de 2014

En mayo

En realidad, la foto la saqué a principios de mayo y desde entonces he seguido avanzando en la labor. Parece que le he encontrado sentido a los cuadraditos y eso hace que vaya más segura y también más rápido. No demasiado porque he aprendido que si me paso demasiado tiempo bordando me empieza doler el cuello y la espalda... pero poco a poco va tomando forma!!
Empecé este trabajo bastante pesimista y creía que me iba a tardar unos cinco años en terminarlo. Ahora ya veo más posible que lo acabe antes. Puede que... en tres años??? Je, je, ¡¡seguiremos informando...!!

13 de mayo de 2014

Flan de galletas

En casa seguimos experimentando con el microondas. Lo que ocurre es que donde más encontramos inspiración es en la sección de postres y eso está haciendo estragos en nuestra dieta. Tenemos que buscar más recetas con verduritas o cosas sanas para compensar, je, je.
Hoy os cuento cómo se hace este flan de galletas. Es muy fácil, muy rápido y está riquísimo!!
Ingredientes:
- 2 vasos de leche
- medio vaso de azúcar
- 14 galletas, tipo maría o cualquier otra que tengamos por casa
- 2 huevos grandes
- Un yogur natural
- caramelo líquido
1. Mezclar los ingredientes en un recipiente y batir con la batidora.
2. Verter la mezcla en un molde con caramelo líquido
3. Meter al microondas durante 9 minutos a 800 w, o hasta que esté cocido. Es fácil de saber, podemos usar un palillo si pinchamos y sale limpio ya estaría. 
4. Una vez cocido dejar reposar en microondas unos 10 minutos con el molde tapado con film.
5. Desmoldar cuando esté frío y meter en la nevera. 

10 de mayo de 2014

Andrea Kane

Acabo de terminar este libro y he pasado un tiempo agradable leyéndolo. Así que me ha parecido perfecto hablaros hoy de él. Si habéis leído alguna otra de mis entradas sobre libros, sabréis que me encantan aquellos libros que mezclan tramas como la de suspense y la romántica, y, que además, lo hagan en su justa medida. Tal como ocurre en este.
En esta novela, la autora nos mete muy rápidamente en la historia empezando por un intento de asesinato y la búsqueda frenética de uno de los personajes para localizar y convencer a la hija del herido para que vaya a verlo. A partir de ahí, ya no pude dejar de leer. ¡Me encanta cuando pasa esto con una historia!
Os dejo la reseña por si os animáis.
De esta autora y alguno de sus otros libros, también os hablé aquí.
Andrea Kane: Esencia de peligro
Sabrina está acostumbrada a la presión, no en vano es una brillante consejera empresarial, pero nada puede prepararla para lo que le está sucediendo. En un solo día descubre que su padre existe, y que es nada menos que Carson Brooks, el hombre más poderoso en la industria del perfume del país. Descubre también que ese hombre agoniza en un hospital, víctima de un disparo. La búsqueda del asesino, la posibilidad de que sus propios órganos sean la clave de la salvación de Carson y la oportunidad empresarial de su vida no son todo lo que tiene que afrontar Sabrina: también la tórrida e inesperada relación con Dylan, el hombre al que Carson ha criado como a un hijo y para la policía, el principal sospechoso del disparo...
EL ENCUENTRO QUE ELLA NUNCA ESPERÓ...
Sabrina Radcliffe nunca creyó necesitar un padre: su madre le enseñó cómo defenderse en la vida, y su influyente familia le proporcionó todo lo necesario para ser una triunfadora. Tampoco creía necesitar a un hombre a su lado, después de ver cómo todos se apartaban de ella tarde o temprano, intimidados por su inteligencia y su carácter decidido. Sin embargo, en un solo momento parece haberlos encontrado a ambos. Enseguida reconoce el vínculo de sangre que la une con Carson, y en cuanto a Dylan... aquel hombre directo, apasionado y algo salvaje es el primero que despierta en ella una pasión por algo más que los negocios.
...LLEGÓ EN EL MOMENTO MÁS PELIGROSO
 Dylan se refiere a sus años de adolescente, antes de conocer a Carson, como su "otra vida". La vida de un huérfano que se abrió camino en las calles a base de puños y coraje, y a quien el encuentro casual con un hombre bueno le salvó de acabar de la peor forma. Convertido en un abogado de éxito, aún conserva sin embargo su instinto de luchador y su audacia. En pleno torbellino emocional tras encontrar al hombre al que más quiere y admira tirado en un charco de sangre, conoce a la primera mujer por la que siente algo más que atracción física. Con el asesino en las calles, la policía acechándole y Carson luchando por su vida, parece una locura entregarse a una pasión así, precisamente con aquella mujer...

6 de mayo de 2014

Tutorial: bolsa de la compra

Me apetecía intentar hacer de nuevo una bolsa para la compra, (o para cualquier otra cosa), así que estuve buscando inspiración por Internet. Hay muchos y muy diferentes tutoriales para este tipo de trabajo, de esta forma, pude tomar ideas de lo que más me interesaba de cada uno de ellos para mi coser mi bolsa.
Aproveché para tomar fotos del proceso y así crear mi pequeño tutorial con lo que he aprendido en esta ocasión. Básicamente dos cosas: cómo coser las asas reforzadas y la costura francesa, ideal para dejar unos acabados limpios si no vamos a usar otra tela que sirva de forro y tape las costuras.
Empezamos!!
1. Preparamos los materiales: cortamos los dos pedazos de tela que vamos a necesitar, del tamaño preferido y también las asas. Aunque estas se pueden crear con la misma tela, desde que conozco este tipo de cinta, (la conozco como cinta mochilera) es la que prefiero usar porque no se deshilacha y se cose fácilmente.
Como decía las medidas las elegimos según el tamaño, en mi caso, unos 45 cm de alto por 40 cm de ancho. Las asas de 60 cm cada una porque no me gustan demasiado largas.
2. Continuamos preparando los dobladillos que estarán en la parte de arriba de la bolsa. Doblamos la tela aproximadamente 1 cm y volvemos a doblar otra vez para esconder los bordes en el pliegue, de esa forma cuando cosamos por encima quedará un acabado limpio.
3. Localizamos el punto central de la bolsa (yo doblé por la mitad la tela y marqué) y a partir de ese punto medimos hacia cada unos 10 cm (dependera del tamaño de la bolsa, si es más pequeña menos si es mayor más, claro) y siguiendo las referencias de estos puntos colocaremos las cintas como os pongo en la foto. La distancia del dobladillo dependera de nuestros gustos, en mi caso la puse a unos 4 cm.
En la foto fijaos solo en la forma de colocarlo, porque después de sacarla me di cuenta de que había puesto una de las asas donde no correspondía y luego ya no me acordé de sacar la foto bien...
4. Pasamos a coser y empezamos con las asas.
Coséis un cuadrado, luego dobláis la cinta sobre sí misma y volvemos a coser para que quede reforzado, parando antes de llegar al dobladillo. Uff! Difícil de explicar, pero creo que las fotos ayudan. Así, los cuatro bordes de las asas.
Ahora que lo veo me parece muy fácil, pero no conocía esta forma de coser las asas reforzándolas por un lado y dándole un acabado bonito por el otro. Siempre se aprende algo!!
5. Ahora cosemos el dobladillo y pasamos también otra costura por encima de las asas.
6. Continuamos cosiendo los dos lados de la bolsa que ya tenemos listos.
Aquí es donde aprendí lo que llaman costura francesa. Poniendo los dos lados de la bolsa, revés con revés, cosemos los tres laterales por el derecho de la labor. Cuando lo tengamos, recortamos los bordes lo más cerca de la costura, mínimo dejamos unos 2 mm.
Luego, damos la vuelta a la bolsa y sacando bien las esquinas (puede que os haga falta planchar en este paso) volvemos a coser, esta vez por el revés de la labor, a una distancia suficiente para poder sobrepasar y esconder la anterior costura.
En mi caso, como era una tela gruesa y que se deshilachaba bastante, no pude cortar muy cerca del borde, de forma que cuando le di la vuelta y cosí por el revés tuve que dejar un margen aprox de 1 cm para que pudiera esconder bien la primera costura.  Je!, esto lo aprendí cuando hice la primera costura que no fue suficiente para tapar la anterior y al darle la vuelta salían todos los hilitos. De forma que tuve que hacer una segunda costura más alejada del borde. El lado positivo es que así también reforcé los bordes, porque sería irónico que dedique tanto esfuerzo a reforzar las asas y que luego cuando meta algo en la bolsa se me rompa por el fondo, ¿no?
En fin, pues con este paso ya acabamos y aquí está el resultado. Hasta yo me he quedado sorprendida de lo bien que ha quedado!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...