4 de abril de 2014

Mi monstruo de las galletas particular

De los cuatro ovillos compré a principios de invierno, todavía me quedaba un poquito de lana. Era demasiado poco para poder empezar un nuevo proyecto y demasiado para que pudiera tirarlo a la basura sin remordimientos.
Me acordé del tutorial que seguí para hacer mi gorro de lana y cómo explicaba los pasos para hacerle un pompón. Como no me gustaba tener esa bola en mi cabeza, ese paso me lo salté, pero me animé a hacerlo ahora con este sobrante de lana.
Este fue el resultado: un pompón bien apretadito.
Lo que pasó a continuación fue casualidad. Recordé que en algún momento había visto un patito hecho a partir de otro pompón. Y de repente, llegó la inspiración. Con ese color azul y peludito, me acordé de Triki, el monstruo de las galletas. Y me dije, ¿por qué no? Con un poco de fieltro y pegamento, no me digáis que no se parece...


3 comentarios :



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...