30 de enero de 2013

Actualmente trabajando en ....

Otro pequeño avance del cuadro que estoy haciendo ahora. Ya he terminado de bordar la cenefa, excepto por el hilo metalizado, que lo estoy dejando para el final y ahora estoy perfilando los detalles de cada figura, que me está llevando un trabajo considerable porque parece que hay que perfilar cada cuadrito...
En fin, así va:
Y aquí un pequeño detalle de una de las figuras que ya terminé. Me quejo mucho, je, je, pero la verdad es que queda muy distinto una vez que lo has perfilado. ¡Qué ganas de verlo acabado!

28 de enero de 2013

En enero...

En este año me habia hecho el propósito de no apuntarme a toda labor que se proponga en los foros donde participo porque si no luego estoy hasta arriba de trabajos pendientes y no llego a tiempo a todo.
Pero todos sabemos lo que ocurre con los propósitos de año nuevo, ¿no?  ¡Ay de mí! je, je.
De momento, os enseño lo que he estado haciendo este mes de enero.
  • Esta es la séptima etapa del Desafío Hardanger del Foro Mil Puntadas. 
Ya casi lo estamos acabando, así que me he decidido a sacarlo del bastidor y pasarle la plancha para ver como iba quedando. La verdad es que esto de hardanger me está gustando mucho.  

Con el foro Bordando Juntos, han propuesto varios trabajos que duran todo el año, aunque de momento me he apuntado solo a la primera parte de alguno de ellos.
  • Doce meses, doce tralalás. El de enero es Miss Bobine y así ha quedado la mía, la he hecho con los colores que había por casa no he usado los originales, pero creo que no ha quedado mal. 
  • Doce meses, doce figuras.La verdad es que algunas son algo complicadas para mí, así que, estoy probando suerte solo con algunas a ver que tal salen. Esta me costó un poco, pero al final el resultado me gusta mucho. Os enseño el adorno de navidad por los dos lados. 

  • También con este foro, otro intento con el hardanger, este algo más sencillo que el anterior, pero lo disfruté mucho. Además ha sido la primera vez que bordo punto de cruz en otra tela distinta a aída. Pensé que iba a ser más complicado, pero al final fue bastante fácil. Elegí motivos muy sencillos y este es el resultado. 

25 de enero de 2013

Chuletas de cerdo a la naranja

Hace unos meses os conté mi desastrosa experiencia con mi primer intento de  cocinar pollo a la naranja. Me había comprado un bote entero de salsa worcester solo para esto y ya estaba viendo que se iba a quedar guardado en la despensa hasta que cumpliese la fecha de caducidad para tirarlo sin remordimientos... pero, un día, hablando con una compañera de trabajo, que ha resultado ser una excelente cocinera me dio esta receta. Es muy sencilla, muy económica y sobre todo, muy rica. Me ha gustado tanto que ya la he hecho un par de veces.

Ingredientes:
- Chuletas de cerdo (mejor si son un poco gruesas)
- Zumo de naranja
- Sal
- Salsa worcester

Ponemos una sartén al fuego y cuando esté caliente echamos las chuletas de cerdo hasta que estén doraditas. No es necesario poner aceite, se hacen con la propia grasa del cerdo, aunque yo no pude resistir y le puse un poco en el fondo por si se pegaban a la sartén, pero, en realidad, no hace falta. Mientras se van haciendo, echamos sal y unas gotitas (al gusto) de salsa worcester en cada chuleta. Damos la vuelta y repetimos el proceso.
A continuación, añadimos el zumo de naranja y dejamos que se vaya haciendo durante unos 15 minutos aproximadamente a fuego lento, hasta que el zumo se evapore y quede una salsita gruesa en el fondo. Listo!!

¡Premio!

Hoy me he levantado y me he pegado un buen susto en espejo, unos pelos y unas ojeras que daban miedo. Luego me he asomado a la ventana y he visto que hoy toca un día frío y gris, que promete llover en cualquier momento, probablemente decida hacerlo en el momento que me toque salir a trabajar, con lo cual llegaré mojada y malhumorada al trabajo. Además me toca trabajar este finde... Como veis, mi día solo podía mejorar.
Y vaya si lo ha hecho, porque cuando me he sentado frente al ordenador para ver los correos y hacer mi recorrido matutino por los foros y demás, he visto que tenía un mensaje donde me concedían un premio!!!!!!!! Eso sí que ha mejorado mi ánimo, je, je. Este viene desde El baúl de las manualidades, un blog que, como siempre, os recomiendo visitar. Muchas gracias por el premio!!


22 de enero de 2013

Cajas bordadas

Hace tiempo vi en algunos de los foros que participo una labor que estaban proponiendo para hacer un bordado para adornar la tapa de una caja de madera. En ese momento, yo no tenia ni tiempo, ni materiales, pero me quedé con la idea porque me pareció muy interesante.
La recuperé hace unos meses cuando me acordé de que tenía que hacer unos regalos de cumpleaños y no sabía que darles. Así que me compré un par de cajas de madera blanca, de esa que hay en los chinos, y, después de lijarlas y barnizarlas para darle otra cara, me puse a hacer los bordados que adornarían sus tapas.
La primera que hice fue esta, que se la llevó mi hermana, fue fácil de hacer porque ella eligió el bordado que quería para la tapa.
La segunda fue más complicada porque era para una amiga y quería encontrar un bordado bonito y que entrase en las medidas y me costó un montón elegirlo. De hecho tuve que pedir ayuda a las compañeras de Bordando Juntos, que me propusieron la opción que elegí (Gracias, chicas!!) Al final quedó así. La foto no es muy buena porque la hice deprisa y corriendo por la noche antes de envolverlo para regalárselo.


19 de enero de 2013

Sophie Kinsella

Estas dos obras son novelas románticas chick lit, algo así como comedia romántica si nos estuviésemos refiriendo a una película. Reconozco que este tipo de novelas no me atrae demasiado, y eso, que en teoría, sería fácil empatizar con las protagonistas, que suelen ser mujeres más o menos jóvenes, de hoy en día, intentando triunfar en la distintas facetas de su vida y, la mayoría de las veces, con poco éxito, y otras, descubriendo que lo que parecía una vida perfecta, no lo era tanto. La verdad es que suele haber meteduras de pata monumentales, situaciones vergonzosas y malos ratos en general, que por muy divertidos que puedan parecer desde fuera no soy capaz de soportar. Lo siento, supongo que es porque ya he tenido mi buena de dosis de ellos en la vida real.
Aunque debo reconocerle a esta autora argumentos originales, personajes principales muy creíbles y escenas cómicas, divertidas, ligeras, sin regodearse demasiado en lo vergonzoso de esa situación. En las dos novelas me atrajo la historia que se vislumbraba en la reseña y acabé por leerlas. Pasé un buen rato, sinceramente. Como las comedias románticas del cine, me gustó la historia de amor y desamor, las venturas y desventuras de los personajes, los enredos en los que se ven metidos… pero no lograron cambiar mi forma de pensar: siguen sin gustarme demasiado este tipo de novelas. Sin embargo, como hay gustos para todos, os dejo los argumentos por si queréis tener vuestra propia opinión.

¿Te acuerdas de mí?
¿Y si un día abrieras los ojos y, de repente, tu vida fuese perfecta? Por increíble que parezca, a Lexi Smart ese sueño se le ha hecho realidad. Tenía un trabajo mal pagado, los dientes torcidos y una vida sentimental desastrosa cuando, una mañana, se despierta en una cama de hospital y descubre que su espléndida dentadura deslumbra como en un anuncio de dentífrico, sus uñas presentan una manicura inmejorable, y su ropa y complementos son los de una mujer muy rica. Y, por si fuera poco, está casada… ¡¡¡con un desconocido!!! Superada la gran sorpresa, Lexi se propone disfrutar de su nuevo yo, con lo cual podrá comprobar de primera mano las ventajas e inconvenientes que puede acarrear una inesperada vida perfecta.

No te lo vas a creer

Has tomado una copa de más y hablas por los codos, sin parar, y cuando por fin levantas la vista, unos ojos oscuros y penetrantes te observan atónitos, fascinados y... ¡muy interesados!
Después de asistir en Glasgow a una desastrosa reunión de trabajo y de tomarse un par de vodkas, ¿o fueron tres?, para levantar el ánimo e infundirse valor, Emma Corrigan se sube por fin al temible artefacto volador para regresar a Londres. El vuelo resulta especialmente movido; algunos pasajeros gritan, las azafatas se abrochan los cinturones con caras lívidas, y Emma se agarra desesperadamente a los brazos de su asiento. Presa del pánico, de su boca empiezan a brotar todos sus secretos, sus sueños más ocultos y sus deseos más inconfesables, que van a parar a oídos del silencioso pasajero que, inmutable, la escucha sentado a su lado.

17 de enero de 2013

Funda para libro electrónico

Este es el mes de mi cumpleaños así que decidí que me merecía un regalo. ¿Y quién mejor que yo iba a saber lo que quería? Je, je, así que como nadie se dio por aludido a mis constantes comentarios y lloriqueos, saqueé mi hucha y me compré a mi nuevo mejor amigo: ¡¡un kindle!!
Hacía tiempo que quería un libro electrónico de verdad porque el que compré hace dos años, por ignorancia mía y del vendedor que me dijo que sí, que sí que es lo que necesitas, me compré un libro electrónico de TFT, que es lo mismo que leer en el ordenador. Ahora ya tengo un libro de tinta electrónica de verdad y estoy en el proceso de aprender a manejarme con él.
La primera sorpresa que me encontré cuando lo saqué de la caja fue encontrarme con un aparato con una apariencia bastante frágil. Lo primero que pensé cuando lo tuve entre mis manos fue: "si se me cae lo mato". Lo siguiente fue "necesito una funda". Y después de comparar precios de fundas a través de Internet, continué pensando "¿y no la podré hacer yo?".
Pues sí, se puede y hay muchas ideas a través de Internet. No me he molestado siquiera en hacer un tutorial porque encontré una página donde lo explican de forma maravillosa. Se llama Por cuatro cuartos y aquí os dejo el enlace del tutorial en cuestión.
Lo que vamos a necesitar es un libro de tapa dura, de un tamaño un poco más grande que el ebook, goma elástica, y pegamento.
Encontré mi candidato en el fondo de una caja, lo compré hace más de 10 años en una tienda de libros de segunda mano porque estaba estudiando el periodo medieval en literatura y me pareció interesante, pero después de tanto tiempo nunca he llegado a pasar de la segunda hoja. Así que le llegó la hora del reciclaje y no sin cierta pena.

Tal como indica el tutorial, retiré las paginas del libro, me quedé con las guardas para forrar un trozo de cartón, sobre el que coloqué las gomas. Mi único cambio con respecto al tutorial es que como el cartón era demasiado fino y se curvaba, le pegué otro por detrás y de este modo quedó más rígido y también fijó los elásticos. Y que en vez de usar pegamento, usé la pistola de silicona para pegar el cartón a las tapas y así todo fue más rápido.
Tarde más o menos un cuarto de hora en hacerla y ya tengo mi libro protegido por esta funda. Quizás podría hacer escogido otro libro con portada más bonita o esperar y comprarme unas gomas negras para que no destacase tanto pero no pude esperar. Como veis no quedó del todo mal (aunque sé que podría haberme esmerado algo más) y se puede leer con la funda puesta bastante bien.
En la misma pagina hay otro tutorial, aquí, donde explica como hacer algo similar con tela y fieltro. Lo tengo marcado en favoritos como una labor futura para hacerlo con más calma y más cuidado.

15 de enero de 2013

Otro cuadro

Aunque este año que acaba de empezar viene cargado de nuevos proyectos, de vez en cuando viene bien recordar algunos trabajos pasados que todavía no os había mostrado. No sé muy bien porqué pero cada vez que veo una labor ya acabada me da ánimos para terminar las que tengo en curso ahora mismo.
Este es uno de esos cuadros, en principio un cuadro infantil, aunque lo elegí porque me gustó su colorido tan alegre.

11 de enero de 2013

Broche de fieltro

Aunque parezca mentira, nunca había hecho un broche de fieltro. Sí que he hecho muchas cositas que se podrían usar para hacer uno pero realmente nunca lo había llegado a terminar. Así que, esta vez, me he atrevido a intentarlo. Había visto algunos broches tipo camafeo y me encantaron, así que tomé esa idea como base y aquí os cuento como lo hice.
Materiales: dos óvalos de fieltro negro y uno de fieltro blanco, unas tiras de tul negro, un enganche para broche y cosas varias que dependerá de lo que haya por casa, en mi caso unos abalorios blancos e hilo metalizado. En medio del broche la figura que decidáis, yo elegí la cabeza de una dama, pero he visto otros con la figura de un gatito, un zapato, etc.


Cosemos sobre el fieltro blanco, el motivo central que elijamos, yo le puse unos abalorios para adornarlo. Intenté, con poca fortuna, recortar el fieltro intentando hacer onditas, sé que hay tijeras que lo hacen así, pero es un inversión que no me permito hacer porque realmente le daría poco uso, pero si las tenéis creo que aquí quedaría fantástico. 
Sobre una de las bases de fieltro negro, vamos aproximando las tiras de tul haciendo dobleces y las cosemos, luego, al poner la pieza anterior sobre esto, ya va a tapar todas las costuras. Quedaría algo así:

Para ir terminando el frontal del broche, solo haría falta coser, la pieza blanca a la negra, aquí usé hilo metalizado para darle un toque brillante, en la foto no se aprecia mucho, pero queda muy bien. Recortar el tul, para igualarlo y, para la parte de atrás, solo queda tapar todas las costuras pegando la pieza de fieltro negro que faltaba, y después colocando el enganche para broche.
Y aquí está mi broche terminado!!

5 de enero de 2013

Nora Roberts


Si habéis leído algunas de las reseñas que comparto con vosotros, ya sabréis que me encanta Nora Roberts. Considero que sus novelas son muy completas y que me dan todo lo que busco en una historia, un argumento bien enlazado con toques de suspense, algo de amor, y normalmente, finales felices sin caer en lo empalagoso. De hecho, desde hace unos años, suelo guardarme sus libros como “libro de emergencia”, es decir, cuando tengo una de esas rachas donde mi estado de ánimo está por los suelos recurro a uno de sus libros para perderme en una historia interesante y olvidarme por un rato de todo lo demás. Suele funcionar y siempre es mejor que medicarse, je, je.
En fin, que ya me estoy desviando, este libro no es de sus últimos trabajos, de hecho se escribió sobre 1990, pero me lo recomendó una compañera de trabajo e insistió varias veces así que lo conseguí… y lo guardé. Para las emergencias. He tardado bastante en leerlo, porque han pasado ya unos dos años desde entonces, pero durante estas navidades, lo abrí y empecé a leer.
Es un libro largo, tiene más de 500 páginas  y además me dio esa impresión  porque se centra en la vida de Emma, la protagonista, empezando desde su niñez. Normalmente, los otros libros que he leído de ella hasta ahora, los datos sobre el pasado de los protagonistas o aquello que les lleva a la situación o acontecimientos que se narran en la historia del presente, se resumían en un par de páginas pero aquí son prácticamente la mitad de libro, quizá por eso me dio esa sensación de que se me hacía tan largo, que daba demasiados detalles que podía pasar por alto, pero, supongo que todo esa espera tenía su razón de ser y merece la pena porque ya en la última parte de libro, volvemos a la tensión y la agilidad que acostumbra a darnos  y me dejó pegada al libro hasta que lo acabé. Es una historia algo trágica pero, y no estropeo nada si os lo digo, tiene un final feliz, algo agridulce también, pero así es la vida.

Nora Roberts: Un secreto a voces
Emma McAvory es la hija de un gran rockero, que desconocía su existencia hasta que la madre recurre a él en busca de dinero. Brian decide quedarse con ella y formar junto a su prometida y su hijo Darren una familia feliz. La desgracia les azota cuando Emma es testigo del asesinato de su hermano, aunque luego no será capaz de recordar nada y el crimen queda sin resolver. Esta experiencia hace mella en Emma, quien toda su vida se sentirá culpable y la convertirá en la victima perfecta de un marido controlador y violento que minará la autoestima de Emma hasta límites insospechados. Desesperada utiliza el entierro de un viejo amigo del grupo musical de su padre para huir a California, donde se encuentra con su vieja amiga Marianne, quien le presta su ayuda incondicional. Como también se la presta Michael, hijo del teniente de policía encargado en su día del esclarecimiento de la muerte de Darren. Cuando el viejo caso se reabre al aparecer nuevas pruebas, ante Emma se muestra un camino sin retorno que deberá tener el valor de emprender.

2 de enero de 2013

Actualmente trabajando en ....

Sigo trabajando en mi papiro. Ahora mismo, lo tengo así:


Parece que casi lo tengo, ¿no? Pero aun queda mucho que hacer, terminar la cenefa de alrededor, perfilar con hilo negro cada una de las figuras, y más hilo metalizado....
Año nuevo, proyectos nuevos, dicen. Pero en mi caso hasta que no acabe lo que tengo pendiente no pienso empezar ninguno nuevo, aunque ya lo tengo elegido, la tela cortada, los hilos comprados.... Que ganas tengo de empezarlo!!!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...