30 de noviembre de 2013

Brenda Novak

De esta autora, pero con otra serie, ya había hablado aquí  Esta nueva serie sigue el mismo corte que la anterior: son novelas románticas de suspense. En esta ocasión he podido conseguir y leer las tres primeras novelas. Sé que hay más pero de momento hasta aquí os puedo contar.
Las protagonistas son tres mujeres que en algún momento de su pasado vivieron situaciones que las dejaron marcadas de por vida. Juntas crearon un centro de ayuda a víctimas de crímenes violentos, llamado El último reducto, para tratar de ayudarlas a superar esas vivencias. Es difícil, puesto que ellas tampoco han podido superarlo del todo.
Cada una de las novelas narra como, por diversos motivos, cada una de ellas se ve obligada a enfrentarse de nuevo a su pasado, poniendo incluso su vida en peligro. Y como buena novela romántica, esta vez, no lo tendrán que hacerlo solas…

Brenda Novak: Serie El último reducto

                                                   Libro I: Confía en mí
 
Hacía cuatro años, Skye Kellerman había sido atacada a punta de cuchillo en su propia cama. Consiguió ahuyentar a su agresor, pero aquel trauma cambió su vida por completo. A raíz de aquello se unió a dos amigas para fundar El Último Reducto, una asociación de ayuda a las víctimas de delitos violentos. Ahora, el doctor Oliver Burke, el hombre que intentó violarla, ha salido de la cárcel. Él no ha olvidado que el testimonio de Skye le costó su reputación... y su libertad.
David Willis, el detective de Sacramento que investigó el caso, cree que Burke, al que considera responsable de al menos tres asesinatos sin resolver, sigue siendo una amenaza.
Burke está libre para aterrorizar de nuevo a Skye, a no ser que David logre detenerlo o que ella consiga defenderse. Porque aquel psicópata tenía intención de acabar lo que había empezado.


Libro II: Sueños robados
Romain Fornier había perdido su única razón para vivir cuando su hija fue secuestrada y asesinada. Tras tomarse la justicia por su mano, pasó varios años en prisión. Una vez cumplida su condena, regresó a sus raíces cajunes, en el corazón de Luisiana. Ahora, descubría que tal vez había matado al hombre equivocado. Jasmine Stratford estaba convencida de que el asesino de la hija de Romain seguía vivo... y de que Romain y ella tenían algo en común. Creía que la misma persona había secuestrado a su hermana Kimberly hacía dieciséis años.
Jasmine decidió seguir la pista del secuestrador cuando recibió un paquete anónimo con matasellos de Nueva Orleans: la pulsera que le regaló a Kimberly por su octavo cumpleaños. Recurrió a Romain porque sabía que él podía ayudarla... y porque no podía dejar de soñar con él. Pero buscar al hombre que había cambiado irrevocablemente el curso de su vida significaba aceptar el desafío de un asesino: «Detenme». 

Libro III: Mírame


Sheridan Kohl y Jason Wyatt, dos adolescentes, estaban en un coche aparcado junto al lago de Whiterock cuando les disparó un desconocido cubierto con un pasamontañas. Sheridan logró sobrevivir, pero Jason murió, y su asesino nunca fue descubierto. Aunque la familia de Sheridan se trasladó poco después, ella seguía obsesionada. Doce años después, Sheridan regresó a Whiterock impulsada por el hallazgo de una nueva pista. Pero fue agredida por segunda vez, y sólo consiguió sobrevivir gracias a la intervención de Cain Granger, el hermanastro de Jason... el hombre a quien no había podido olvidar y la última persona a la que deseaba ver. De no ser porque ella había querido darle celos a Cain, Jason no habría estado en aquel coche. Cain sabía que seguramente a su hermano no lo mató un desconocido. Sin embargo, no era fácil descubrir la identidad de un asesino que parecía adelantarse a todos sus movimientos. 

1 comentario :

  1. Hola que agradable resulta leer sobre todo en las tardes que no hacemos ninguna labor el libro es ideal
    Felicidades por el premio
    Besos mil

    ResponderEliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...