19 de octubre de 2013

Michael Palmer

Mientras leía este libro me sentí como si estuviera dentro de un capítulo de una serie sobre médicos, con su personaje principal, una doctora totalmente volcada en su trabajo y sus pacientes, las rencillas y envidias profesionales y el poder del dinero a la hora de conseguir una mejor atención médica, etc. Y por otro lado, también en un capitulo de alguna serie de acción, porque hay un terrorista muy malo que tiene un tumor cerebral y se dedica a visitar a los mejores neurocirujanos del mundo para comprobar si pueden operarle y no duda en conseguir su atención de la forma que sea necesaria y despacharlos en caso de que no le sirvan. Por esta razón, llega al hospital donde trabaja nuestra protagonista y empiezan los problemas.
Sinceramente, a mí el libro me enganchó, a pesar de que tiene un poco menos de 400 páginas me lo leí en dos noches especialmente calurosas en que no podía dormir. Debo reconocer que las dos tramas argumentales, son como el agua y el aceite, primero te cuenta una y a continuación viene la otra, apenas se integran, aún así quizá os pueda resultar entretenido. Y si os gusta el suspense médico, este autor tiene más libros sobre este tema.
Michael Palmer: El paciente
La doctora Jessie Copeland es una experta neurocirujana que está perfeccionando una tecnología revolucionaria para operar tumores cerebrales con un robot. Pero su  innovador trabajo atrae la atención de un hombre peligroso. Claude Malloche es terrorista y está enfermo. Intentará que le opere la doctora Copeland y así comienza el suspense. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...