16 de abril de 2013

Pingüino en fieltro

Hace un tiempecillo que tenía ganas de probar a hacer un pingüino en fieltro y unos días atrás me puse a ello. No me ha salido tan simpático como el de la foto que tomé de inspiración, pero bueno, a mí me gusta igual, je, je.
La foto en cuestión era esta: un pingüino algo gruñón.

Así que fui cortando las piezas necesarias en fieltro: dos piezas para el cuerpo,  una para la barriga, los dos ojos, las dos patas y el pico
 Las monté para ver como quedaban y empecé por coser la pieza blanca, pegar los ojos y el pico. Después hay que coser el cuerpo del pingüino y, finalmente, antes de cerrar, meter el relleno por el hueco.
 El resultado, como os decía, no es un pingüino gruñón, sino uno más amoroso y aventurero, que ya se fue a la selva recién nacido... Supongo que sería más lógico que se fuera a la nieve, pero vivo al lado de mar y aquí nieve, pues no hay, lo más cercano sería mandarle al congelador pero no estoy segura de que se llevase muy bien con el pollo congelado...


8 comentarios :

  1. Oh !!!! que mono, parece que nos mire. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el pingüino, te ha quedado muy salado. Lo del pollo del congelador es la caña jejejje

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bien te ha quedado!. BESICOS.

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado graciosísimo, me encanta.

    Besos/Bea

    ResponderEliminar
  5. Que bonito!!!, te ha quedado muy gracioso.. Besos Montse.

    ResponderEliminar
  6. Te ha quedado muy guapo,no lo metas en el congelador que a lo mejor le gusta y después no quiera salir.Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola buenos dias!!!!
    Chulisimo el búho y el bolso me encanto
    Besos mil

    ResponderEliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...