12 de marzo de 2013

Alfombra de trapillo

Hoy os voy a enseñar otro de mis experimentos con el trapillo. Me gusta mucho este material porque se pueden hacer cosas muy prácticas, muy rápido, muy bonitas y sin demasiado esfuerzo. A mi vaga interior eso le encanta, je, je.
En esta ocasión quise probar a hacer una alfombra, pero me encontré con que no calculé demasiado bien el material que iba a necesitar y me quedé corta. Así que mi alfombra se quedó en felpudo, pero a mí me gusta igual.
Empecé a hacer la parte central y esta vez lo tejí a dos agujas con punto bobo, no sé si se llama así, por lo menos en mi casa sí, simplemente es tejiendo todo por igual, siempre del derecho o siempre del revés lo que sea más facil. Quedó así:

Es es esta parte cuando me di cuenta de que una madeja no era suficiente, así que intenté enmendarlo usando otra de otro color, y le hice un borde a ganchillo. Al final, creo que no quedó tan mal. 
En la foto veis que se curva un poco hacia dentro por lo laterales, intenté bloquearla y la dejé pinchada con alfileres bien estirada toda la noche, pero no sé muy bien si en trapillo funciona igual que en la lana. Seguiremos probando... 

3 comentarios :

  1. Un felpudo casero, eso si que es interesante y original, además te ha quedado bonito. A poco que te animes te sale una alfombra roja para los premios jejje (es bromita)

    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  2. Que chulo te ha quedado, yo aún no he experimentado con el trapillo pero si es verdad que dicen que se gasta sin darte cuenta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hace años yo tenía una parecida en la habitación, fue una de las primeras labores que hice, aquí también se llama punto bobo, es muy fácil de hacer y cunde mucho.
    Besitos guapa.

    ResponderEliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...