5 de enero de 2013

Nora Roberts


Si habéis leído algunas de las reseñas que comparto con vosotros, ya sabréis que me encanta Nora Roberts. Considero que sus novelas son muy completas y que me dan todo lo que busco en una historia, un argumento bien enlazado con toques de suspense, algo de amor, y normalmente, finales felices sin caer en lo empalagoso. De hecho, desde hace unos años, suelo guardarme sus libros como “libro de emergencia”, es decir, cuando tengo una de esas rachas donde mi estado de ánimo está por los suelos recurro a uno de sus libros para perderme en una historia interesante y olvidarme por un rato de todo lo demás. Suele funcionar y siempre es mejor que medicarse, je, je.
En fin, que ya me estoy desviando, este libro no es de sus últimos trabajos, de hecho se escribió sobre 1990, pero me lo recomendó una compañera de trabajo e insistió varias veces así que lo conseguí… y lo guardé. Para las emergencias. He tardado bastante en leerlo, porque han pasado ya unos dos años desde entonces, pero durante estas navidades, lo abrí y empecé a leer.
Es un libro largo, tiene más de 500 páginas  y además me dio esa impresión  porque se centra en la vida de Emma, la protagonista, empezando desde su niñez. Normalmente, los otros libros que he leído de ella hasta ahora, los datos sobre el pasado de los protagonistas o aquello que les lleva a la situación o acontecimientos que se narran en la historia del presente, se resumían en un par de páginas pero aquí son prácticamente la mitad de libro, quizá por eso me dio esa sensación de que se me hacía tan largo, que daba demasiados detalles que podía pasar por alto, pero, supongo que todo esa espera tenía su razón de ser y merece la pena porque ya en la última parte de libro, volvemos a la tensión y la agilidad que acostumbra a darnos  y me dejó pegada al libro hasta que lo acabé. Es una historia algo trágica pero, y no estropeo nada si os lo digo, tiene un final feliz, algo agridulce también, pero así es la vida.

Nora Roberts: Un secreto a voces
Emma McAvory es la hija de un gran rockero, que desconocía su existencia hasta que la madre recurre a él en busca de dinero. Brian decide quedarse con ella y formar junto a su prometida y su hijo Darren una familia feliz. La desgracia les azota cuando Emma es testigo del asesinato de su hermano, aunque luego no será capaz de recordar nada y el crimen queda sin resolver. Esta experiencia hace mella en Emma, quien toda su vida se sentirá culpable y la convertirá en la victima perfecta de un marido controlador y violento que minará la autoestima de Emma hasta límites insospechados. Desesperada utiliza el entierro de un viejo amigo del grupo musical de su padre para huir a California, donde se encuentra con su vieja amiga Marianne, quien le presta su ayuda incondicional. Como también se la presta Michael, hijo del teniente de policía encargado en su día del esclarecimiento de la muerte de Darren. Cuando el viejo caso se reabre al aparecer nuevas pruebas, ante Emma se muestra un camino sin retorno que deberá tener el valor de emprender.

No hay comentarios :

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...