16 de diciembre de 2012

Elizabeth Adler

Elizabeth Adler
Aunque es cierto que no me gustan este tipo de historias, he de reconocer que con esta novela acabé enganchada. Y a que tipo de libros son esos que no me gustan? Pues esos, como Los pilares de la tierra o La mano de Fátima, por ejemplo, es decir, esos que cuentan la vida del personaje principal desde prácticamente su nacimiento y vamos sufriendo con él a lo largo de todas su vida, porque sufren y mucho, hasta que son viejos y se mueren o si ellos no mueren se mueren todos los demás… Son libros muy buenos, complejos y bien documentados, con argumentos que enganchan, pero, a mí personalmente me dejan emocionalmente agotada (a falta de otra expresión para definirlo).
La verdad, es que los suelo evitar, y leo historias temporalmente más cortas y que, preferentemente, tengan final feliz. Puede que me esté perdiendo buenas historias, pero gano en tranquilidad mental, je, je.
En fin, retomando esta novela, quizá no sea tan compleja como las anteriores que mencioné, pero tiene algunas de las características. Si no fuera porque la reseña, esta que os dejo aquí abajo, no da pistas sobre lo que vamos a encontrar, no la hubiera empezado. Pero la empecé y después no me pude escapar.
Empieza como una de la historia de esta autora que antes me encontré, una reportera enfurruñada porque la envían a cubrir una subasta de joyas, cree que la envían a ella porque es mujer, mientras que su compañero masculino y principal rival se va a cubrir las noticias políticas. Sin embargo, a medida que se va interesando por la subasta empieza a ver que las cosas pueden ser más interesantes de lo que pensaba.
La joya que se subasta es un magnífica esmeralda, una que se cree que pertenecía a los Ivanoff, una familia de la realeza rusa, que se cree que fue masacrada en la Revolución y de la que siempre se sospechó que podía haber algún descendiente.
Mientras, tanto, en una residencia para la tercera edad, la anciana Missie O’Brien, está viendo esa noticia, y empieza a preocuparse, por todo lo que esto puede conllevar.
A partir de aquí, el libro va alternando el presente y el pasado, explicándonos a través de la narración de la vida de Missie cómo esta mujer tiene la respuesta a lo que pasó con los Ivanoff.
La parte “histórica”de la vida de Missie, es apasionante, muy dura y llena de sufrimiento, aunque con pequeñas alegrías que van compensado. La parte del presente de la narración, es quizás, en mi opinión, un poco más floja, y como me quedé enganchada con la otra, hasta me molestaba tener que leer esas pocas páginas para poder retomar la otra historia, ja, ja, imagináos!! Pero en conjunto es un buen libro, no para una tarde, porque es algo más extenso, pero si os gusta este tipo de libros es una buena opción.

Elizabeth Adler. La esmeralda de los Ivanoff.
Llegaría el día en que el misterio de la esmeralda sería descubierto. Los rumores dicen que esa joya forma parte del fabuloso tesoro de los Ivanoff, una pieza que fue vista por última vez sobre la tiara de una princesa rusa presuntamente asesinada durante la Revolución Bolchevique. El catálogo de Christie ’s anuncia la venta de una «magnífica esmeralda de 45 quilates, sin defectos», y la identifica simplemente como «propiedad de una dama». A las pocas horas, los corredores de Bolsa y los políticos más poderosos del mundo se movilizan excitados por la inminente venta en Ginebra.
Lejos de este escenario, una anciana llamada Missie O'Brien sigue paso a paso las noticias desde un hospital geriátrico de Maryland. Ella conoce todos los secretos de los Ivanoff y está dispuesta a revelarlos, como así también el pasado que ha escondido durante tanto tiempo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...