17 de agosto de 2012

Érase una vez...



¿Habéis vuelto a leer alguno de los clásicos cuentos infantiles ahora que sois adultos? Y me refiero a los clásicos originales, esos que escribieron, por ejemplo, los hermanos Grimm o Hans Christian Andersen y no esos clásicos adulterados que aún podemos tener en algunos libros de nuestra infancia o las historia que cuentan en alguna película de Disney.
Por casualidad, hace unos días, yo sí volví a leer alguno, como Blancanieves, La bella durmiente y digamos que me he quedado un poco defraudada. Quiero decir, que cuando pienso en estos cuentos, recuerdo tiempos donde me quedaba atrapada en un historia llena de magia, fantasía, amor verdadero y siempre con un final feliz.
Sin embargo en estas historias, las originales, cierto que hay final feliz (dependiendo para quien, claro está) pero los personajes o carecen de sentido común, por decirlo finamente, o no son precisamente un dechado de virtudes. Por ejemplo, en la historia de Blancanieves, creo recordar, que la reina malvada se disfraba de vieja y le daba la manzana envenenada a la princesa. En el original, la reina trata de matar a Blancanieves ¡¡¡tres veces!!!, dándole objetos envenenados, y a pesar de que los enanitos le avisaron de que no hablase con extraños porque la reina quería matarla, ella cae en la trampa una y otra vez. Sin comentarios.

Otro ejemplo, en la cuento de las habichuelas mágicas, Juanito sube tres veces al reino de gigante, azuzado por su madre, para robarle, en distintas ocasiones, la gansa de los huevos de oro, una bolsa llena de oro y una caja que fabrica monedas, en todas esas ocasiones el gigante no hace nada y después de que ellos despilfarran el dinero, la última vez que sube, el gigante se entera y lo persigue, porque es un ladrón, entonces es cuando cortan el tallo de las habichuelas para que el gigante caiga y el cuento termina diciendo que el gigante muere por causa de sus fechorías. ¿¿Cuáles?? Si él estaba tranquilo en su casa, y ¡le entraron a robar! ¡Qué clase de moraleja es esa! ¡¡Es que me cabreo yo sola!!! Si quereis hacerme caso, casi mejor no nos releais…je, je.
Bueno, vamos a correr un tupido velo sobre este tema y empezar a tratar lo que queria comentaros cuando se me ocurrió hacer esta entrada. Estos cuentos se ha usado en bastantes ocasiones como base para hacer otras cosas, otros libros, películas o series. Parece que últimamente está de moda. Hoy os quiero comentar dos de ellas.
Me acordé que una compañera de trabajo me había comentado que estaba viendo una serie que trataba sobre el mundo de los cuentos. La serie en cuestión se llama Érase una vez y la está emitiendo o la emitirá Antena 3. En esta serie se toman los personajes de los cuentos clásicos y se les da una vuelta de tuerca. Yo me he acercado a You tube y he visto algunas escenas, desde luego me ha dejado queriendo ver más.

En la serie, vemos que durante la boda de Blancanieves y el Príncipe azul, la Reina les amenza con maldecirles y acabar con su felicidad. Blancanieves se toma muy en serio esta amenaza y llega a averiguar que la única persona que puede salvarles es su bebé, que viene en camino, por eso, construyen un armario mágico que protegerá a ese bebé de la maldición. El día que nace es cuando la bruja lleva a cabo su maldicón.
Entonces, pasamos del mundo de los cuentos al “mundo real”, Emma Swan, va a celebrar, otra vez, su cumpleaños sola, en ese momento llaman a la puerta y es Henry, un niño de 10 años que asegura ser el hijo que ella dio en adopción. Le dice que ella es la clave para salvar a los habitantes del Bosque Encantado, que debido a la maldición de la Bruja viven en una pueblo llamado Storybrooke, sin saber de su pasado y condenados a una vida sin finales felices. Emma no le cree pero acepta llevarle de vuelta al pueblo… y así empieza todo. Es difícil de explicar pero merece la pena, siempre le podeis dar una oportunidad al primer capítulo, para poder ver cómo le dan un nuevo toque a las historias de siempre.

Y, para ya acabar con este tema, una última recomendación, es un libro escrito por un autor llamado Roald Dalh, que se titula Cuentos en verso para niños perversos. Este título se dice todo, ¿no? Es una nueva forma de contar los cuentos, no solo a través de simpáticas rimas sino trastocando completamente los finales, con un sentido del humor negro que a mí, personalmente, me encanta. Viene recomendado para niños, pero lo disfrutaremos todos. Os aconsejo sobre todo, los cuentos de Caperucita Roja y el de los Tres cerditos.
La reseña:
Con el travieso ingenio de un lobo feroz, Roald Dahl reinventa seis de sus cuentos favoritos.
¿Sabías que Blancanieves era la jefa de una banda de enanos apostadores? ¿Que Caperucita coleccionaba abrigos de piel de lobo? ¿Y que el lobo feroz pretendía hacer volar la casa de los Cerditos con dinamita?
He encontrado un enlace donde han publicado alguno de los cuentos, por si queréis probar a leer uno. Ya me comentaréis que os parecen.

3 comentarios :

  1. Me ha gustado mucho tu entrada, creo que estaré pendiente para ver la serie y buscaré el libro, si no para mis niñas, para pasar yo un buen rato!!!

    ResponderEliminar
  2. La serie yo he visto la primera temporada, en axn, y me ha encantado porque hay detalles que los han cambiado completamente y sorprende. Está muy bien llevada, que al verla anunciar me daba un poco de miedo que se convirtiese en algo sin sentido, pero que va, engancha y mucho. El libro de los niños perversos me lo apunto, los originales no los leí y soy fan de disney.... Una entrada muy chula

    ResponderEliminar
  3. Yo me dedico ahora a leer estos cuentos y el que más me ha impactado es Peter Pan, es una lectura muy dura para adultos. Otro más light pero fantástico es el Mago de Oz.

    Los que tu propones no los he leído pero ya los he apuntado para buscarlos.

    Muchas gracias por seguir mi blog, el tuyo también me gusta mucho.

    ResponderEliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...