26 de mayo de 2012

Sandra Brown

Todo empieza con un accidente una noche de lluvia, una mujer y su bebé que huyen, un hombre amnésico y otra mujer muerta. Únicamente la mujer sabe qué paso y resulta que ella es una mentirosa consumada que huye para salvar la vida y la de su hijo. Para el hombre, ella es la única cosa que le une a su pasado así que no la va a dejar huir tan fácilmente.
Una historia intrigante, donde no se sabe exactamente qué es lo que va a ocurrir a continuación, ni en quien se puede confiar y te mantiene en vilo hasta el final. A pesar de que la autora suele escribir novelas con gran contenido romántico, en esta en concreto la parte romántica está muy desvaída dentro de la trama de suspense. Personalmente me pareció un poco lentilla en algunas partes, a mi gusto se extiende demasiado sobre todo mientras narra las escenas del pasado, las que llevan a los protas a la situación actual, pero, excepto por esto, es un libro muy recomendable para desconectar un rato mientras disfrutas leyendo.

Sandra Brown: Testigo
 
Tras sufrir un accidente automovilístico, Kendall Deaton logra rescatar a su hijo del amasijo de hierros y escalar el barranco por el que se han precipitado. Al llegar al hospital, no se atreve a revelar su propia identidad ni la del conductor herido; se limita a decir que se trata de su marido y, en cuanto puede, comienza a planear la huida. La pesadilla de Kendall comenzó en una pequeña localidad de Carolina del Sur, adonde llegó dispuesta a convertirse en la mejor abogada de oficio del condado. Enseguida se enamoró de un rico y atractivo joven de la localidad, y a los pocos meses de noviazgo se celebró una boda digna de un cuento de hadas. Pero jamás imaginó que se vería envuelta en una aterradora trama de odio y fanatismo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...