31 de marzo de 2012

Tatiana de Rosnay y Markus Zusak

Estos dos libros los leí hace algún tiempo, y aunque son de autores distintos, de alguna forma, para mí, están relacionados. Son La llave de Sarah y La ladrona de libros. Ambos están ambientados en una época complicada, la de Hitler en el poder y todo lo que eso conllevó: la guerra, la represión a los judíos, etc. Y ambas nos dan una versión vista desde los ojos inocentes una niña.
En la primera novela, se entremezclan dos historias, una, la de Sarah, una niña judía, que un día ve que llegan a su casa unos hombres que quieren detener a su familia. Para tratar de evitar que se lleven a su hermano pequeño lo encierra en un armario secreto, en el que solían jugar, bajo llave para que nadie pueda encontrarlo. En esta parte, se narra en viaje que Sarah emprende para escapar del campo de concentración donde les retienen y volver a casa a tiempo de rescatar a su hermano. Ella nunca pierde la esperanza. La otra historia, es la de Julia, una periodista americana que vive en París desde hace muchos años y que está casada con un francés, y que en medio de una crisis personal y en su matrimonio, le encargan que prepare un trabajo sobre un suceso poco conocido en el país en el que miles de judíos fueron detenidos y llevados a un campo de concentración. Durante su investigación, va a comprobar que la historia de Sarah y la de su familia política se van a cruzar en muchos puntos.
La protagonista de La ladrona de libros es también una niña que vive en Alemania nazi. La historia empieza cuando su hermano pequeño muere mientras van de camino para ser entregados a una familia de acogida hasta que acabe la guerra. Durante este suceso, la niña, Liesel, llama la atención de alguien muy importante, la propia Muerte, quien se encargará de seguirla en el desarrollo de los acontecimientos posteriores y nos narrará su historia.
Con este narrador tan especial, la historia tiene un punto de cinismo e ironía, además de la ternura con que trata la situación de Liesel, la de su familia de acogida, de los habitantes del barrio donde vivirá, quienes a pesar de la situación de pobreza y miedo que les provoca la guerra y las represiones, no dejan de vivir sus vidas, con travesuras, discusiones, rencillas entre vecinos … Además, nos cuenta, tal como dice el título del libro, como Liesel se convierte en una ladrona de libros, y como a través de la lectura y la escritura logra consolarse e incluso salvar su vida.
Aunque la he visto clasificada como libro infantil y juvenil, no se nota nada al leerla, porque aunque los acontecimientos se ven a través de lo ojos de la niña y esta cuenta lo que de manera objetiva y básica, somos nosotros, con lo que ya sabemos del tiempo histórico en que vive quienes completamos la situación que nos describe.
Este es un tema recurrente en la literatura y en el cine, nos han descrito de todas la maneras posibles las crueldades y las barbaries que se cometieron contra las personas durante aquella época, sin escatimar en detalles. Sin embargo,  estas dos historias, que realmente no profundiza en el tema, solo lo explica con ligeras pinceladas, centrándose sobre todo en las historias de las niñas, me conmovieron mucho más que cualquiera de las otras. 

Tatiana de Rosnay: La Llave de Sarah
París, julio de 1942. Las autoridades arrestan a 13.000 judíos ante la mirada de los parisinos, que guardan silencio por miedo, indiferencia o simple interés, pues esperan ocupar las viviendas vacías. El pequeño Michel se oculta en un armario para huir de la redada. Su hermana Sarah cierra la puerta para protegerle y se guarda la llave, pensando que va a regresar en unas horas. Sin embargo, el destino de los Starzynski es protagonizar una de las páginas más luctuosas de la historia gala. Los gendarmes confinan a los miles de detenidos durante cinco días en el Velódromo de Invierno, cerca de la Torre Eiffel, sin comida ni agua. Después envían a las familias a un campo de concentración francés, donde los separan como paso previo a su posterior traslado a Auschwitz. París, mayo de 2002. Julia Jarmond, una periodista norteamericana afincada en Francia desde hace veinte años, recibe el encargo de preparar un reportaje con ocasión del sexagésimo aniversario de la redada. La reportera reconstruye el itinerario de los Starzynski y la lucha denodada de Sarah por salvar a su hermano, pero lo último que puede imaginar es que la investigación le conduzca hasta los Tézac, la familia de su marido. La epopeya de la niña judía será un ejemplo a seguir para Julia y para quienes han vivido marcados por el peso de la culpa. La llave de Sarah abre, entre otras cosas, la puerta de la redención.

Markus Zusak: La ladrona de libros
En plena II Guerra Mundial, la pequeña Liesel hallará su salvación en la lectura.
Una novela preciosa, tremendamente humana y emocionante, que describe las peripecias de una niña alemana de nueve años desde que es dada en adopción por su madre hasta el final de la guerra. Su nueva familia, gente sencilla y nada afecta al nazismo, le enseña a leer y a través de los libros la niña logra distraerse durante los bombardeos y combatir la tristeza.

No hay comentarios :

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...