5 de noviembre de 2011

Erica Orloff

Me he dado cuenta de que todavía no he estrenado mi etiqueta de romántica paranormal. Es un género que tiene muchos seguidores y tiene un gran auge en los últimos tiempos. Normalmente, o por lo menos, los que han pasado por mis manos, son en su mayoría series y he tenido que rebuscar un poco para encontrar un libro que fuera solo. 

Erica Orloff. Lazos de sangre
Este en concreto es una historia de vampiros, pero con vampiros malos, malos. No hay vampiro que se salve, todos son asesinos crueles y sangrientos. La prota es una mujer que va a lo más profundo de las tierras eslavas en busca de su hermano porque cree que tiene problemas y por el camino llega a una posada en medio de la nada, que es el último sitio su hermano fue visto. Es aquí donde conoce sobre los vampiros y a un extraño hombre, que resulta ser un cazavampiros experto y un dhampir. Juntos encuentran un amor que no esperaban y la fuerza para encarar los terrores que tendrán que afrontar para que cada uno pueda llevar con éxito su misión.
Es una bonita historia de amor, con la presencia de unos vampiros que no se salen de los estereotipos marcados por las pelis de terror y ¡con el único dhampir artrítico que me he encontrado hasta ahora!
 Cuando su hermano David le envió desde Praga un críptico y preocupante correo electrónico pidiéndole ayuda, Elizabeth Martin comenzó una búsqueda por medio mundo para salvarlo y evitar que se volviera loco.
Josef Darecky era un dhampir, el hijo de un vampiro y una humana. Era extraño y misterioso y despertaba en Elizabeth deseos que podrían poner en peligro su misión, pero se trataba del único hombre que podía ayudarla a salvar a su hermano, que ya había comenzado a convertirse en vampiro.
Comenzó así a crearse una conexión especial entre ellos, y Elizabeth se dio cuenta de que sólo vencerían a los vampiros cuando confiara plenamente en él y, al mismo tiempo, se ganara su confianza.

No hay comentarios :

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...