20 de enero de 2017

Organizador de lápices, nuevo intento

Os comentaba la semana pasada, que he comprado un montón de lápices y rotuladores para mis libros de colorear y que necesitaba organizarlos de alguna manera.

Mis dos primeros intentos fueron útiles pero poco prácticos. Así que lo intenté por tercera vez esperando ya que fuese la última.

Esta es otra idea que encontré en Pinterest, solo venía la foto, no el tutorial pero pensé que podía hacer a mi manera algo similar.

Quería hacer algo parecido a un maletín donde los lápices quedaran ordenados y al abrirlo, pudiera tener fácil acceso a los ellos para ir pintando. Reconozco que estoy muy contenta con el resultado, pero como es el primer intento, tiene algunos fallos que debería corregir.

Así queda cerrado (la cosa gris que se ve arriba se supone que es un asa para trasportarlo)


Y así es abierto. La tapa y la solapa se pueden meter por detrás de forma que quede más recogido y así también puedes ir usando los lápices sin dejar de tener todo ordenado.


Tiene tres bolsillos para meter los lápices divididos en varios compartimentos. Se pueden guardar muchos y el estuche no es muy ancho (unos 28 cm aproximadamente) así que es manejable


Reconozco que esto fue por casualidad, pero al coser la solapa de abajo me di cuenta que la había hecho muy grande, así que, con un poco de velcro, hice un pequeño bolsillo para llevar, por ejemplo, el sacapuntas. 


Me he emocionado tanto con este modelo, que parece que lo estoy vendiendo. Sin embargo, a pesar de todo lo que me gusta no lo estoy usando.
Creo que usé una entretela demasiado suave y con el peso de los lápices se dobla sobre sí mismo y también le afecta a los bolsillos porque al meter los lápices se me arruga constantemente. (Acepto sugerencias si sabéis de algún material que vendría bien en este caso)

Pero definitivamente esta es la mejor opción que he encontrado. De momento, me han podido las ganas de pintar y lo he dejado aparcado. Si os digo la verdad, ahora estoy usando como lapicero ¡una lata de piña! y me va muy bien. En fin...

Por cierto, aunque me lo habéis comentado, no creo que os enseñe los dibujos que pinto porque no son nada artísticos. De verdad, hay niños de 5 años con más acierto que yo a la hora de combinar colores. Pero, si queréis, os enseño el montón de libros de colorear que he comprado por si os entra el gusanillo de colorear a vosotras también.

13 de enero de 2017

Año nuevo, nueva afición

Aunque no ha sido exactamente con el cambio de año, hace poco que he empezado con una nueva afición: los libros de colorear para adultos. Una vez que encuentras el formato de libro que más te gusta, es muy entretenido y relajante.

Del poco tiempo libre que tengo, casi cada día le dedico un ratito así que me temo que hay muchas posibilidades que este año publique menos, pero todavía me quedan algunas labores que mostraros así que durante un tiempo más todavía seguiré presente.

Con los libros, tuve que comprar también material para colorear y ahora, disputándose el espacio con las telas, las lanas, las agujas, los hilos y todo lo demás, tengo un montón de lápices de colores, rotuladores y bolis de gel (pero un montón muy grande)

Así que antes de empezar a pintar, tuve que buscar algo para almacenar a mis nuevos compañeros.

Empecé con un estuche clásico, lo había hecho ya antes aquí, pero esta vez lo hice más grande.


Para guardar los lápices está muy bien pero es poco práctico para usarlos mientras pintas a menos que los saques del estuche y los extiendas por la mesa. Así que no me valía. Ahora lo uso para guardar los bolis de gel porque no pinto mucho con ellos.

Fui a buscar inspiración a Pinterest y acabé con dos finalistas. Hoy solo os enseño el primero de esos dos.
Se trata de un organizador de lápices enrollable, muy similar al que hice aquí para las agujas de ganchillo, pero con mucha más capacidad.

Escogí una tela muy simpática que llevaba un tiempo conmigo y la usé para todo, tanto el interior como el exterior.


Tiene también una solapa para que los lápices no se caigan cuando se enrolla.


Tiene dos filas para guardar los lápices y mucha capacidad. Sin embargo, ya os adelanto que esta historia no tiene final feliz. 


¿Por qué? Porque tampoco es muy cómodo usarlo. Los bolsillos separadores son demasiado grandes y los lápices se mueve y se caen cuando intentas enrollarlo y como es tan largo, cuando está enrollado es enorme y poco práctico. 


De momento, lo tengo guardado porque se puede intentar arreglar o hacer uno nuevo teniendo en cuenta los errores del primero, pero como os decía antes, tenía otro candidato en mente y seguí cosiendo.
¡Os lo enseño la semana que viene!

23 de diciembre de 2016

¡Felices fiestas!

Un año más aquí están de nuevo las navidades.

Espero que las disfrutéis mucho con vuestras familias y amigos y de la forma que os guste más!

Nos vemos el año que viene!!


¡Felices fiestas!

16 de diciembre de 2016

Pan dulce navideño

Este año no he hecho ninguna labor especial para navidad y, a menos que algo aparezca a última hora, así se va a quedar.

Sin embargo, sí me ha apetecido probar a hacer algún postre navideño. El panettone me encanta, sobre todo cuando viene envasado en una bonita lata que luego sirve para almacenar cosas.

Busqué varias recetas para intentar hacerlo en casa, pero, aunque no parece difícil, lleva mucho trabajo.
Estaba planeando ya una visita al súper cuando encontré esta receta y me puse a ello.
Aquí el resultado:


Parece un bizcocho normal pero con algunos añadidos que le dan un toque diferente y navideño. No es panettone pero ¡no está mal!
Es una pena que no os llegue el olorcito que soltaba...


9 de diciembre de 2016

Bolsa de cuadritos

Ha pasado bastante tiempo, pero al final encontré cómo usar los cuadraditos que había cosido para practicar un poco de patchwork y que os enseñé aquí.

Encontré este tutorial para hacer una bolsa y me puse a ello.
Tuve que ampliar con unas cuantas filas de cuadraditos más para darle más capacidad y al final quedó así.


En los laterales usé dos trozos iguales de tela lisa. Para el forro y las asas, usé la misma tela de florecitas verdes.
Todo está acolchado con guata y quedó una bolsa muy blandita y amorosa. La estoy usando para meter las labores que tengo entre manos para intentar tenerlas ordenadas.


Creo que en esta foto, se puede apreciar mejor que la bolsa es bastante amplia y caben muchas cosas.
No me acaba de convencer del todo la cremallera porque queda suelta por los laterales, pero bueno, ahora ya está y no voy a descoser. A lo mejor más adelante descubro que tiene alguna utilidad desconocida para mí...

2 de diciembre de 2016

Cuadro en punto de cruz

Hace meses que no toco el último cuadro que estoy haciendo en punto de cruz y me temo que no esto no va a cambiar en breve.
Ahora me gusta dedicarme más a otro tipo de labores, pero hubo un tiempo que solo hacía punto de cruz y acumulé un buen número de trabajos.

Encontré una foto de este cuadro y me di cuenta de que nunca os lo había enseñado.

Podría considerarlo un ufo, porque nunca terminé el esquema original de la india. En él había un círculo rodeando a la mujer hecho de hilo metálico pero no me gustaba y no lo hice. Menos mal, porque por aquel entonces todavía no conocía este tipo de hilo ni lo difícil que es bordar con él...


Mi hermana me lo lleva pidiendo años para enmarcarlo, pero yo nunca le dejo. Tengo que bordar de nuevo la pluma que va colgada de la vara que lleva en la mano porque me quedó fatal pero hasta ahora no me he puesto...

Por si os interesa, el esquema de la india (también contiene versión en masculino) lo saqué de la revista número 54 Cuadernos Las labores de Ana, especial cuadros.

25 de noviembre de 2016

Pokemon amigurumi

Yo también he caído en la fiebre pokemon.

De momento, no me ha dado por salir con el móvil por el mundo cazando estos bichitos, pero sí he visto que cada vez es más fácil encontrar labores que tienen que ver con este tema. Así que fue fácil animarse a tejer uno en el cal mensual de Facebook que se propuso este verano. Aunque lo terminé a tiempo, no he podido publicarlo hasta ahora.

Mi elegido es el único que conozco por el nombre: Picachu. Aunque hay muchos más, de momento este es el único que me ha atraído por su bonito color amarillo.


Me ha salido bastante gordito, (se ve que en mi casa come bien, jeje) y casi me ha llevado una madeja entera de 100 gramos.
Es la primera vez que uso lana de algodón y me ha gustado mucho el resultado.

18 de noviembre de 2016

2 recetas con calabaza

Es época de calabazas, así que me animé a probar estas recetas.
Las dos que he intentado llevan la calabaza cocida en puré. He descubierto que se puede congelar perfectamente en cualquier recipiente y así poder utilizarla cuando una quiera. Es muy práctico!

Lo primero que intenté fue hacer un pan de calabaza.
Aquí os dejo las recetas que seguí, pertenecen a este blog y de esta página.
No me quedó tan bonito como en sus fotos, pero os aseguro que era comestible y además muy rico!


También intenté este pan de calabaza dulce.
La receta original en la que me basé es esta aunque hice unos pequeños cambios para hacerla más a mi gusto.
Al final los ingredientes quedaron así:

  • 1 taza y media de harina
  • 1 taza de azúcar
  • 1 taza de calabaza cocida en puré
  • 2 huevos
  • Un cuarto de taza de mantequilla derretida o aceite
  • Un cuarto de taza de leche
  • 1 sobre de levadura Royal
  • 1 pizca de sal
  • Media cucharadita de canela
  • Nueces y uvas pasas

Precalentar el horno a 180 grados.
Cocinar unos 50 minutos o hasta que esté hecho.


La verdad es que es muy sencillo de hacer y queda buenísmo. La calabaza le da un bonito color al bizcocho y queda muy jugoso.

¿Os apetece un trozo?

11 de noviembre de 2016

Tapete de cuadrados

Durante el verano, me apeteció ponerme a coser cuadraditos.

No sabía muy bien qué hacer con el resultado pero al final se me ocurrió hacer un tapete que protegiese algún mueble o algo parecido. Quedó así:


Tengo un baúl que uso como almacén de mis telitas y al mismo tiempo como mesita auxiliar. Es genial porque, como tiene ruedas, puedo moverlo por toda la habitación y me sirve hasta de asiento si hace falta.
Así que le di un cambio de imagen poniéndole el nuevo tapete para protegerlo de todo lo que acaba encima de él.


Además, me sirvió para practicar a colocar el bies de la forma correcta. Estoy orgullosa de mis esquinas!!
¡Qué diferencia a cómo me quedaba antes!

4 de noviembre de 2016

Otro bolso

Por fin he podido hacerle las fotos al bolso que me faltaba por enseñaros.

Ha sido el más elaborado que he hecho hasta el momento. Le he puesto bolsillos por todas las partes que he podido y además he usado como detalle decorativo por primera vez vivo al bies.


Tiene un cierre de imán. Aquí veis el primer bolsillo que le puse, adornado también con el vivo. Los enganches de la correa también tienen. De hecho, se lo puse a todo lo que pude hasta que se acabó, je je.


En el interior, además del hueco central, tiene el típico bolsillo para el móvil y uno interior con cremallera.


Por la parte de atrás, el último bolsillo.
Este es el que aproveché para hacer las fotos para el tutorial sobre cómo poner la cremallera que publiqué hace unas semanas.


De momento no he hecho más. Pero, ¿quién sabe? Nunca se tienen suficientes bolsos, ¿no?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...